- El Tono de la Voz - http://www.eltonodelavoz.com -

Dice Silvio Rodríguez que Cuba no es un país normal…

Silvio Rodríguez ―«uno que toca la guitarra», Lezama Lima dixitlanza disco en la Habana [1].

En la rueda de prensa sale, claro, ¡de qué hablar allí si no es de eso!, la palabra «Cuba» y dice [2] de ese trozo de tierra el autor de Ojalá:

«[Cuba] no es un país normal, normal entre comillas, tanto por lo que ha pretendido ser como por el tratamiento que se nos ha dado…»

A su diestra, Roberto Fernández Retamar, quien ha pontificado ya antes sobre la «anormalidad» de Cuba. Una anormalidad que asocia con la «enormidad» [3] a la que aludía Unamuno para España.

Ay, la tan bien urdida falacia de la excepcionalidad de Cuba. Una Cuba anormal, porque vórtice o epicentro de los tiempos. Porque jamás medianita.

Excepcional, porque distinta, porque ajena, porque superior, porque ulterior.

¡Otra vez la cantaleta de la «anormalidad» de Cuba! La edad de la impostura de la excepcionalidad cubana, ¿no se cayó –aunque no se calle― con la misma rapidez y al mismo tiempo que el «Millenium Bug» [4], al menos?

A estas alturas, ¡a estas honduras!, para excepción cantada con fondo de guitarra, me basta con el punk rock de Paramore [5].

A mí, oye, que me cante esta bella muchacha sin complejos de culpa, sin complejos revolucionarios.

Me basta y me sobra.

Porque de los padres y de la excepción, los desahuciados cantan desde una casa vacía de engañosas metáforas. Y punto [6].