Algo huele mal en Israel

- 31/05/10
Categoría: Israel, Media | Etiquetas:
Imprimir Imprimir


La última operación del ejército israelí ha dejado (parece que) diez nueve víctimas ―y no diecinueve como se escribió en día en que los diarios han sido enormemente felices. Con los diarios e Israel servido en la picota pasa lo que cuando a un grupo de niños ociosos les das un balón. Comienzan a patear que da gusto.

Porque patear a Israel o patalear porque si Israel esto o lo otro, ya se sabe, es el deporte preferido de todos los periódicos menos puñado escaso.

El furor informativo ha sacado hoy a pasear toda su rabia contra la única democracia de Oriente Medio. Masacre, matanza, «baño de sangre», chillan entusiastas. Un somero vídeo que cierto joven azerí subió a Youtube sintetizaba lo que pasaba por la cabeza de muchos, aunque no todos sean tan explícitos o sinceros como Ahmadineyad o los prebostes de Hamás. La misma Hamás que mantiene secuestrada la Gaza a la que viajaba el barco intervenido.

¿Quiénes viajaban en ese barco, el Mavi Marmara, oye?

Oh ―nos dicen plañideras las rotativas―, pobres civiles. Dulces «activistas». Eso nos ha repetido hoy la prensa con empalagosa machaconería. También de Hiroshima se dijo que era un plácido pueblo de pescadores.

Civiles.

Gocemos de esos «civiles», «activistas» sin uniforme, según reportaje que Al-Jazeera ―la nada sospechosa de simpatías por Israel Al-Jazeera― enseñaba horas antes del salpafuera. Atiéndase a esos inocentes civiles: sus cánticos, sus palabras, sus jetas.

Imagen de previsualización de YouTube


¡Solavaya!

Visto, pues, que los pacifistas entonaban cánticos llamando a la muerte de los judíos y se consideraban llamados al martirio, se comprende por qué decidieron desafiar al Tsahal y se negaron a aceptar las propuestas israelíes de desembarcar fuera de Gaza y trasladar la carga humanitaria por tierra hasta ese enclave. Ojo al dato: Israel ofreció canalizar toda esa ayuda: los «pacifistas» se negaron, porque buscaban su Normandía.

Y visto que los pacifistas no eran precisamente pacíficos, a nadie sorprenderá que recibieran a los soldados israelíes como lo hicieron. ¿Resistencia pacífica? ¡Ná, que va! Linchamiento en toda regla. ¿Que te bajan unos judíos del cielo, aunque sea del cielo bajo que es un helicóptero? Pues, a matarlos a golpes e intentar cobrarse rehenes.

Y se afanaron. Atiéndase a esas barras de hierro que golpean a soldados que llaman al orden, en lugar de bajar a tiros. (El vídeo puede requerir verificación de edad).

Imagen de previsualización de YouTube

Algo huele mal en Israel. Y ese mal olor ha de preocuparnos.

La operación en enero pasado que consiguió eliminar a Mahmoud al-Mabhouh, jefazo de Hamás, se saldó con la identificación de once agentes del Mosad. Todos quedaron inhabilitados para trabajos operativos. Así, se perdieron once efectivos de la lucha anti-terrorista.

La de hoy exigía la neutralización de decenas de beligerantes activistas que viajaban hacia Gaza al grito de «Alá Akbar» ―Dios es grande―, gente dispuesta al martirio ―lo que llaman martirio― y profundamente antisemita. Haber permitido que generaran una situación que solo podía resolverse a tiros fue un error mayúsculo, porque debilita la posición de Israel en un momento crucial ―si no lo ha sido alguno en la historia de ese país.

La celebrada eficacia del Mosad y el Tsahal, responsables de la seguridad de los israelíes, parece cosa de ayer. Ello cuando toda acción de Israel entraña un reto político y un reto de imagen.

Ojalá que el coste operativo de Dubai y el coste mediático de hoy sirvan para devolver la ejemplaridad de antaño, porque en ese trozo del mundo hay más en juego que en desiertos enteros, montañas distantes y todas las elegantes capitales de Occidente.

Shin-Divider

De contra:

Ah, mira tú qué cosa, resulta que el cooperante español que andaba en esa refriega, cierto Manuel Tapial, se interesó por Palestina ―por jalear a Hamás, entiéndase―, en fase tardía de su dedicación a las grandes causas.

Antes lo suyo era jalear a la dictadura cubana y a la Venezuela de Hugo Chávez.

¡Caray! ¡Estos muchachos son más predecibles que las rebajas de invierno!

Las segundas siguen calendario; los primeros, itinerario.

© www.eltonodelavoz.com

Sánchez Boudy strikes again…

- 31/05/10
Categoría: Exilio, Freaks | Etiquetas:
Imprimir Imprimir


¿Se acuerdan de José Sánchez-Boudy de quien inserté video aquí hace unos meses? El de la «Cuba eterna», el dedito en ristre y los tropecientos infumables libros, sí…

Bueno, pues el «polígrafo» ataca de nuevo para arrancarme carcajada en semana que comienza. Se lo agradezco de veras.

Disfrútese de este sublime freak y del entrevistador, claro, cuyas intervenciones son de antología. Se baja con un «No te me extiendas» que debería entrar en el Salón de la Fama del Youtube cubiche junto al «Graba ahí» de aquel pobre Pánfilo.

Imagen de previsualización de YouTube

Cortesía (es un decir) de Villa Granadillo

© www.eltonodelavoz.com

Una entrevista a Ramiro Valdés

- 30/05/10
Categoría: Memoria, Oposición | Etiquetas:
Imprimir Imprimir


¿Que qué leer este domingo? A quien interesen los asuntos cubanos, digo (esta vez).

Recomendaría pasearse con paciencia y ganas por las entrevistas que hizo Tad Szulc en La Habana de 1984-1985 a un amplio número de protagonistas de la lucha contra Fulgencio Batista. Szulc preparaba entonces, con la entusiasta venia del biografiado, su monumental Fidel Castro: A Critical Portrait.

La nómina de entrevistados es larga y es selecta, por decirlo así. Véasela completa aquí.

Más allá del general tono hagiográfico, hay mucho por donde cortar en paño crucial: el cómo Fidel Castro consiguió desmontar la pluralidad de las fuerzas que se enfrentaron a Batista para reducirlas a doctrina y partido únicos. La cifra del totalitarismo cubano se esconde ahí, en los mecanismos ―algunos sutiles, otros nada sutiles― que permitieron aplastar todas las diferencias a favor de una doctrina personalista: el castrismo.

Mucho hay también en relación con lo que Raúl Castro llamaba, le confió Norberto Fuentes a Szulc, «Segunda Guerra Civil», es decir, la resistencia armada al nuevo régimen durante el primer quinquenio largo de revolución.

Aun a quien no interese dedicar tiempo a esa lectura prolija en busca de pistas sobre asunto que creerá resuelto, le recomiendo la extensa entrevista a hombre que no se ha prodigado especialmente concediéndolas: Ramiro Valdés Menéndez.

Ramiro Valdés, a la sazón Ministro del Interior y hoy uno de los tres hombres que deciden, si lo decide alguien, el destino de los cubanos, si alguno tienen. Que alguno tendrán…

Entrevistado, el desperdicio ahora recuperado no tiene desperdicio.

entrevista-ramiro-valdés-tad-szulc

(Hágase click sobre la imagen para acceder a la entrevista.)

Los materiales están disponibles en la magnífica «Cuban Heritage Collection» de la University of Miami.

© www.eltonodelavoz.com

Tivoli Gardens al habla…

- 28/05/10
Categoría: Media | Etiquetas:
Imprimir Imprimir


No hay como escuchar hablar y sufrir  a la gente humilde para comprender la rotunda insensatez de nuestras dizque ordenadas mentes.

Caos, decimos bajo la toga y detrás de las gafas. O vicio, denunciamos.

¡Bah! ¡Si supiéramos!

Comienza en 1:15

Imagen de previsualización de YouTube

h/t: The Lede

© www.eltonodelavoz.com

Una ciudad descalza

- 28/05/10
Categoría: Urbanas | Etiquetas:
Imprimir Imprimir


He contado cinco zapatos abandonados en la calle esta noche, paseando a Bruno. Apenas dos hacían el par.

No los habría notado, probablemente, pero a los perros les gustan los zapatos como a cierta cónsul ahora célebre morder. Sniff, grrr…

Ay, los perros. Cosa de instinto. Dónde mear y dónde mear y dónde mear.

zapatos-abandonados

La ciudad vacía, una ligera llovizna, un reggaetón bajando desde un entresuelo que ya se me va haciendo molesto, noche a noche. ¡Imagínense a quien viva en el Primero al que sirve de pedestal! Y Bruno entretenido con zapatos ajenos y viejos.

Alguna vez he contado mi encuentro con un tipo que agonizaba a cincuenta metros del MACBA. Tal vez en ETDLV, no sé bien. La horrorosa circunstancia de ver morir a un hombre, los esputos de sangre del tamaño de los labios, en la calle de una ciudad próspera y, diríase que, pacífica, pacificada. Hoy lo recordé, a aquel hombre que vi morir, a la vista de tanto zapato menesteroso de pie que lo calzara. Aun cuando sé que no saldré a la calle mañana a encontrar a los tullidos, los amputados, que los han hecho prescindibles.

No vivo en una ciudad en guerra. Vivo en un barrio donde los jueves, las noches de los jueves, son el día y las horas de sacar de casa aquello que ya no nos sirve.

Los zapatos con que la hollábamos hasta ayer, por ejemplo.

Una ciudad de mierda, Barcelona, o una ciudad estupenda, Barcelona, ¿quién lo sabe?

Lo sabrán, si acaso, los zapatos de la ciudad descalza.

© www.eltonodelavoz.com

Nuevos embalajes literarios, en E-Literatura

- 27/05/10
Categoría: Media | Etiquetas:
Imprimir Imprimir


embalatges-literaris

© www.eltonodelavoz.com