Barcelona, también fiesta innombrable

- 24/06/10
Categoría: Memoria, Urbanas
Imprimir Imprimir


Hoy hace dieciséis años que llegué a Barcelona. Y aquí me he quedado.

Llegué al amanecer de un 24 de junio desde Francia, cruzando una frontera donde aún te exigían mostrar el pasaporte y uno se exponía a la suspicacia de los oficiales de aduanas y la amaestrada curiosidad de sus perros. Una frontera de hocicos a la que llegué en tren al que subí en la Gare d’Austerlitz, viaje que evoco en un capítulo de Minimal Bildung.

La ciudad a la que salí desde la Estación de Sants olía a humo y cenizas. Los restos de la noche anterior, la de San Juan ―la misma ruidosa noche de fiesta pagana cuyo estruendo persistente me llega ahora desde la calle―, todavía estaban a la vista.

No parecía auspicioso aquel paisaje. De hecho, para alguien que había dejado un ordenado, lánguido y estival París la víspera, la Barcelona marcada por las huellas de la piromanía desenfrenada parecía más bien un sitio del que huir.

¡Qué va! Todo era máscara. Mero susto. Puro humo, que habría dicho GCI.

Vivir aquí es también una fiesta innombrable. Vivir lo es.

Lo comprobarán otros que lleguen hoy a esta ciudad. Y alcancen a contar dieciséis años de dicha.

Les doy aquí formal aunque virtual bienvenida, desconocidos conciudadanos.

© www.eltonodelavoz.com

¿Qué pensarán de nosotros -los Ichikawa- en Japón?

- 23/06/10
Categoría: e-cuba, Freaks
Imprimir Imprimir


Si al final va y la culpa la tengo yo.

Porque he advertido sobre la blogopatía cubensis, pero se ve que no lo suficiente. La cosa parecía ir bien y la enfermedad remitió hace meses y muchos enfermos se administraron la medicina de la abstención ―yo por una vez papista. Y se curaron.

Pero hay quien toma y toma, pero no el fármaco. No el de Platón, que decía Derrida. Y ahí se le sale roña nada socrática.

Hace cosa de un año dos años acudí a Cádiz a presentar un libro magnífico de Enrique del Risco, ¿Qué pensarán de nosotros en Japón?, y esta mañana me levanto con aviso de que un cubano de origen japonés que responde por Emilio Ichikawa cargaba contra autor y presentador. Así porque sí. Le dio por eso, como a una tía mía le daba por escoger el arroz y se metía semana revolviendo granos y pajas, pajas y granos. Escasos.

Ichikawa, caray. Aquel buen muchacho de Bauta que (decía que) sabía de Husserl. ¡Con lo fácil que es quedarse en los granos y las pajas!

Leí esta mañana lo que escribió anoche en su no sé si blog. Pura bazofia. Caquita de aguardiente & sake. ¡Y, sobre todo, gratuita!

«¡Blogopatía!», diagnostiqué. Y me dije que lo releería en la noche para continuar indagando en los síntomas de ese mal.

Inútil pesquisa. Llego a casa y me encuentro con que ya lo borró el desdichado blogópata. Unas horitas para intoxicar y, desintoxicado ya, el veneno escondido hasta de la caché.

El Medicare, ¿contempla estas disfunciones?

De contra:

Ha sido breve incursión en materia que evito por desconocerla adrede.

No sienta precedente, ni mucho menos.

© www.eltonodelavoz.com

Más guardianes del día y de la noche…

- 22/06/10
Categoría: Letra impresa, Poscomunismo
Imprimir Imprimir


La colección Best Seller de la editorial DeBols!llo acaba de publicar una nueva edición española de mi traducción de Guardianes de la noche y Guardianes del día, los dos primeros volúmenes de la célebre trilogía de Serguéi Lukyanenko.

Tras vender más de un millón de ejemplares en Rusia, los libros de Lukyanenko se tradujeron a otras diez lenguas y fueron objeto de sendas adaptaciones al cine.

Aparecidos inicialmente en Plaza & Janés en 2006 y 2007, esta reedición promete ganarles más lectores hispanohablantes. Que ojalá.

En Cuba, por cierto, los fans de Lukyanenko y su sangriento y misterioso mundo poscomunista poblado por mafiosos, vampiros y teriántropos son legión.

Así, durante su visita a la última edición de la Feria del Libro de La Habana, el autor hizo una aparición multitudinaria en la que se le rogó cediera los derechos de estos libros para su publicación en Cuba. Algo que Lukyanenko hizo gustosamente.

Guardianes de la noche (DeBols!llo, Barcelona, 2010, 525 pp.;  tr. de Jorge Ferrer) y Guardianes del día (DeBols!llo, Barcelona, 2010, 512 pp.; tr. de Jorge Ferrer) pueden comprarse en Casa del Libro y otras librerías.

© www.eltonodelavoz.com

Estampas del «intercambio cultural» Cuba-EE.UU.

- 19/06/10
Categoría: Arte, Exilio | Etiquetas:
Imprimir Imprimir


El llamado «intercambio cultural». Músicos cubanos cantando a oídos con residencia al norte de la mancha de petróleo de la BP.

Pero no todo es tan armónico y trufado de nostalgia como las presentaciones de Silvio Rodríguez con su mar de banderitas cubanas, la jeta de Ernesto Guevara impresa una y otra vez sobre algodón y las menciones a los cinco espías confesos. No. ¡Qué va!

Porque hay otros cubanos. Pinos cada vez más nuevos. Y ellos también gozan de su propia cultura.

Se vio durante el concierto que ofreció Gente de Zona el pasado 11 de junio en el Silver Nugget Casino, Las Vegas.

Duración del concierto: unos siete minutos. Y rápido abandono del escenario cuando la masa se revolvió, llovieron los puñetazos y crujieron las botellas. Los del «intercambio cultural» ya no volvieron a aparecer. Un muy breve intercambio, oigan.

Mientras zumba la vuvuzela cubana, atiéndase a esa dulce vocecita de emigrante con acento oriental quejándose en Las Vegas, Nevada, EE.UU. (05:40): «Qué cosa más grande, caballero. Qué atraso… Vaya, yo te digo a ti: ¡ya ni soñar con nada!»

¡Vaya aportación al tema: «La Voz del Exilio»! Esa entelequia…

La bronca a partir del minuto 03:00

Imagen de previsualización de YouTube

h/t: Lester de la Tejera @ Facebook

© www.eltonodelavoz.com

La «miniaturización» del mal

- 18/06/10
Categoría: Israel, Memoria | Etiquetas:
Imprimir Imprimir


El Toy Theater Festival de St. Ann’s Warehouse, Brooklyn, acogió hace unos días la obra KAMP del grupo danés Hotel Modern.

No se trata de obra nueva, pero no tenía noticia de ella y me ha producido ―lo poco que he alcanzado a ver y aquí comparto―, una impresión profunda.

Hotel Modern ha reproducido a escala un campo de exterminio y ha fabricado víctimas y verdugos de apenas tres pulgadas de alto. Movidos por los actores, esos muñecos representan diversas escenas propias del universo concentracionario.

Si con Eichmann y de la mano de Hannah Arendt conocimos la «banalidad» del mal, aquí asistimos a su exposición miniaturizada. Y minuciosamente «manipulada».

Lo dicho: extraordinario.

Imagen de previsualización de YouTube

h/t: Ian Buruma @ NYR Blog

Shin-Divider

De contra:

Las vuvuzelas…

Ahora hay aplicación que permite navegar por la red bajo permanente zumbido de vuvuzelas.

Leer ETDLV, por ejemplo.


© www.eltonodelavoz.com

Noticias de Cuba: ¡¡diálogo de sordas??

- 18/06/10
Categoría: Media, Oposición | Etiquetas:
Imprimir Imprimir


Llego a casa y reviso los Feeds a ver qué tal va el mundo (o el Mundial) o Cuba. «¿Habrá noticias de Mayabeque?», me decía con sudor en las manos.

Uff, sí. Esa Cuba no deja de producir noticias, ya que no jama. Hay mucho de lo de las cartas asociadas a números. ¡Tremenda esa súbita pasión alfanumérica cubiche! ¡La Carta de los 74! ¡La Carta de los tropecientos! Ay, tanto pugnar por números cada vez más altos cuando permanece incólume el cero de Punto Cero. El grado cero de la política cubana. Ese cero y su infinito…

Naturalmente, con lo de la vidita visita de Monseñor Dominique Mamberti, hay también paletadas de noticias en torno al diálogo entre los Castro y la Iglesia. Muchísimo. De lo bien que va, de lo mejor que irá. Etc.

Y ahí es donde por error, y leyendo deprisa, atribuyo también el titular que sigue al asunto. Y me arranca sonrisa por lo atrevido… (Clickar para agrandar.)

Sordas-cubanas

Pero no, oye. Resulta que esto va de otra cosa.

También los titulares se escriben a veces en Feeds-renglones torcidos.

Shin-Divider

De contra:

Llego, por cierto, de otra noche espléndida en el Café Vienés, en el hotel Casa Fuster, donde hay jazz jueves tras jueves.

Hoy oficiaba el mallorquín Biel Ballester, un portento de quien Woody Allen dijo la primera vez que tuvo la suerte de escucharlo: «Esto es lo más cerca que estaré nunca de Django Reinhardt».

El programa completo del Café Vienés para este verano aquí.

© www.eltonodelavoz.com