- El Tono de la Voz - http://www.eltonodelavoz.com -

Lo que falta en la «Lista de actividades que se aprueban para ejercer por cuenta propia»…

Al teléfono:

―El problema es que ese optimismo de la gente con la reforma económica de Raúl no tiene fundamento, Ferrer, porque esos cambios no nos acercan a la libertad…

―Ah, ¿no? ¿Y eso?

―Chico, ¿tú no viste la «Lista de actividades que se aprueban para ejercer por cuenta propia» en Cuba [1]? Ahí está claro que no autorizan a ser lo único que se ha demostrado hoy en día capaz de ofrecer resistencia de verdad al régimen… A ponerlo contra las cuerdas…

―No te copio…

―Jorge, cualquiera que tenga dos dedos de frente sabe que a ese gobierno jamás se le va a rebelar un afinador o reparador de instrumentos musicales, un aguador, un albañil, un alquilador de bufandas o ponis, un amolador, un artesano, un arriero, un barbero, una bordadora o tejedora, un boyero o carretero, un carpintero, un carretillero, un cerrajero, un cobrador de impuestos, un conductor de coche de uso infantil tirado por animales menores, un comprador-vendedor de discos musicales usados, un reparador de artículos de mimbre, un cristalero, un criador de animales afectivos o un cuidador de animales de trabajo…

―Pero eso no es lo que…

―Tampoco un cuidador de enfermos o de niños, un chapistero, un decorador, un desmochador de palmas, un carbonero, un elaborador de yugos y frontiles, un electricista, un encargado, limpiador o turbinero, un encuadernador de libros, un entrenador de animales afectivos, un forrador de botones , un fotógrafo, un fregador de automóviles, un grabador de objetos, un herrador de animales, un instructor de automovilismo, un jardinero, un lavandero, un leñador, un limpiabotas, un limpiador de bujías, un reparador de fosas, un manicurista, un maquillista, un masillero, un mecánico de equipos de refrigeración, un mecanógrafo, un mensajero, un sastre, un molinero…

―Oye, espera un momento…

―Ni se le va a oponer por la fuerza un operador de compresor de aire, un parqueador de triciclos, una peluquera, una criada, un peluquero de animales domésticos, un pintor automotriz, de inmuebles, de muebles o rotulista, un piscicultor, un plasticador, un plomero, un pocero, un ponchero, un vendedor de escobas, un alfarero, un productor de paños o calzado, un hierbero, una florista, un vendedor de piñatas, un profesor de taquigrafía, mecanografía o idiomas, un profesor de música o artes, un pulidor de metales, un quiropedista, un relojero, un joyero, un reparador de lo que sea, incluyendo bastidores de cama, baterías automotrices, bicicletas, bisutería, cercas y caminos, cocinas, colchones, radios o planchas, equipos eléctricos o electrónicos, equipos de oficina, espejuelos, fosforeras, máquinas de coser, monturas y arreos, paraguas y sombrillas u obras de arte…

―Nene, ¡para!

―Y mucho menos va a plantarle batalla al gobierno un restaurador de obras de arte, un restaurador de muñecos y juguetes, un portero de edificio, un talabartero, un tapicero, un techador, un teñidor de textiles, un tostador de granos, un traductor, un intérprete, un trasquilador, un trillador, un zapatero remendón, un botero o lanchero, un carretonero o un cochero…

―¿Y de qué tendrían que ejercer los cubanos para que algún día digan el hasta aquí?

―Coño, Jorge: ¡de paquistaníes! ¡Los únicos que se han rebelado en Cuba en los últimos quince años! [2]