- El Tono de la Voz - http://www.eltonodelavoz.com -

Mariela Castro se lleva a Julian Assange a Cuba

Aun sin conocer todos los detalles del acuerdo entre Julian Assange y Mariela Castro, la noticia de que el primero haya prestado su imagen a una campaña del Centro Nacional de Educación Sexual [1] (CENESEX) en favor del uso del preservativo en Cuba indica al menos dos cosas: 1) Que el fundador de Wikileaks concede una gran importancia a su relación con Cuba y no descarta buscar refugio en la isla; y 2) Que la hija de Raúl Castro tiene un gran olfato para ganar titulares de prensa y continuar potenciando su papel en la Cuba futura.

La campaña está siendo distribuida selectivamente a la lista de correo del CENESEX [2] y asoma ya a algunas cuentas cubanas en Twitpic y Facebook.

A estas horas todavía es difícil saber a ciencia cierta por qué el arisco Assange ha permitido a la hija del presidente cubano utilizar su imagen en esta campaña en favor del uso de preservativos, aunque hay algunos elementos más o menos a la mano que ofrecen indicios. Con todo, habrá que esperar a la intervención de los abogados del australiano anunciada [3] para la tarde del 29 de diciembre en un lugar por determinar que pudiera ser la sede de la Embajada cubana en Londres [4].

Por lo pronto, diversas fuentes indican que la asociación de una de las acusadoras de Assange, la sueca Anna Ardin, con grupos disidentes cubanos [5] y la utilidad que el gobierno de la Isla ha visto a las filtraciones [6] favorecieron un acercamiento del australiano a contactos de alto nivel en Cuba.

Más aún: que el Frontline Club fundado por Vaughan Smith, quien ahora es su anfitrión [7], acoja eventos favorables al régimen cubano [8], habrá ayudado a conectar a Mariela Castro con el australiano pues tales «gestos» indican cordial relación con los representantes diplomáticos cubanos en el Reino Unido. Recuérdese que fue precisamente en una intervención en el Frontline Club el pasado 25 de octubre donde Assange se refirió a la posibilidad de radicarse en Cuba, que descartó con calculada astucia. Dijo entonces, según recoge el site del Frontline Club [9]:

I don’t think I’m forced into that position and I wouldn’t like to be forced into that position. I’m sure I could live in Moscow or Cuba, but what the hell are we saying then? Is that how bad things have become?

Con todo, parece evidente que la fotografía elegida para el anuncio, donde Assange aparece haciendo un saludo militar, puede indicar un claro guiño a Raúl Castro, padre de su interlocutora cubana, y tal vez su futuro anfitrión. Conocida es también su afinidad con Ernesto Guevara [10].

¿Veremos a Julian Assange refugiado en Cuba antes de que comparezca ante el tribunal sueco?

Por lo pronto, ya presta su imagen a La Habana en anuncio en favor del uso de condones que ha provocado un cáustico comentario del Ministerio de Justicia de Suecia.

«Es como si un señor acusado de intentar agredir a su vecino con un destornillador se le ofrece para montarle un mueble de IKEA a medianoche», ha dicho la fiscalía [11].