- El Tono de la Voz - http://www.eltonodelavoz.com -

Gracias, bienamados dirigentes: «Cuba estudia permitir…»

Leo, estremecido e incrédulo: «Cuba estudia permitir que los cubanos residentes viajen al extranjero como turistas» [1]

Vuelvo a leer, boquiabierto y estupefacto: «Cuba estudia permitir que los cubanos residentes viajen al extranjero como turistas»

Y una vez más, enternecido, lloroso: «Cuba estudia permitir que los cubanos residentes viajen al extranjero como turistas»

Dios bendito, ¡qué felicidad me embarga, snif, qué orgullo siento por esos benévolos dirigentes que se disponen a «estudiar» si permiten viajar a sus súbditos después de medio siglo entretenidos en resolver los enigmas del Universo! Snif. ¡De cuánta generosidad hacen gala! Snif. ¡Cuánto desvelo por el pueblo que los vitorea a cada oportunidad!

¡¡¡Van a «estudiarlo»!!!

Solo me queda rogarles que no se den prisa en el «estudio» de materia tan ardua. ¡Imaginen de qué recóndita ciencia se trata! La de permitir que un cubano cualquiera, así porque sí y tan solo porque le venga en gana, pueda viajar al extranjero sin antes pedir permiso a sus gobernantes.

Tan solo de pensar en lo trabajosa que será esa ciencia, en las insondables dificultades metafísicas que entraña, en las poco menos que insolubles dificultades de orden práctico que plantea, se me ponen los pelos de punta. De hecho, no creo que nadie se haya atrevido antes a abordar reto de mayor envergadura epistemológica.

Pero hete aquí que, y vuelvo a leer, mientras las lágrimas me corren por las mejillas, «Cuba estudia permitir que los cubanos residentes viajen al extranjero como turistas»…

Gracias y mil gracias, benévolos dirigentes. «Estudio, trabajo y fusil», cantábamos, ¿se acuerdan? Pues, bien: ya le llegó la hora al «estudio». Poco a poco, que dice Castro II, va y llega la hora del fusil.