Miami revolucionaria

- 31/08/11
Categoría: Agua corriente, Exilio
Imprimir Imprimir


Pablo Milanés, que es muchas cosas, y entre ellas un icono de la etapa apoteósica de la revolución cubana, dio un concierto en Miami el pasado sábado. Que bien. Hubo polémica nutrida de voces; algunas, a favor o en contra, atinadas. Que bien. Hubo protestas en la calle. Que bien. Protestar es sano y si se hace al aire libre, es todavía más sano. Hubo entrevistas a Pablo Milanés y entre ellas una a Radio y TV Martí. Que bien.

Y hubo también un Edmundo García, castrista que reside en Miami a sueldo de empresarios que se lucran con la emigración cubana, que escribió artículo milagroso por no contener faltas de ortografía. Es sabido que el único amigo norteamericano de Edmundo García es el corrector ortográfico del Microsoft Word. En su artículo Edmundo García critica a Milanés con aire de perdonavidas. Insinúa que es un traidor a la causa revolucionaria.

Como es natural, a Pablo Milanés le disgustó que tipo con carné de miserable se permitiera sermonearlo. Y le bajó una Carta abierta que pa’ qué. De hijo de puta en adelante, le dijo. Porque, viene a decir Milanés, para revolucionario él, mientras que Edmundo es un revolucionario aquejado de infantilismo.

El Nuevo Herald, ese periódico que La Habana tilda de brazo de la mafia de Miami, etc., etc., reprodujo hoy ambos textos: el del revolucionario Edmundo y el del revolucionario Milanés.

Ello nos conduce a una deliciosa circunstancia. Fíjense bien: ya no es que los castristas inunden Miami, como proclaman los valedores de la pureza del exilio.

No, señoras y señores.

Hoy se ha dado un paso más de aquel que describí hace año y algo precisamente en El Nuevo Herald. Un paso al lado, si no quieren pensar que al frente. Ahora los revolucionarios discuten en Miami y a camisa quitada sobre su condición de tales. Se fajan en la llamada capital del exilio por vindicar su condición de revolucionarios. Revolucionario crítico, Milanés, y revolucionario rata, Edmundo, dirimen sus diferencias a pocas cuadras de la Torre de la Libertad y el Versailles. Y lo hacen hasta en la sábana del Herald.

Tomen nota. Esto de la frontera porosa se está tornando tan interesante que no nos alcanzarán las dos cejas que nos tocaron por cabeza para mostrar nuestro estupor ante la Cuba, y el Miami embedded en su geografía salpafuérica, que se anuncia.

Cualquier día nos levantamos con polémica entre Sedano’s y Publix sobre quién ofrece plazas de parqueo con mejor sombra según la combatividad cederista de sus clientes.

Tiempo al tiempo. Tiempos que me gustan.

De contra:

Del analfabeto Edmundo me he ocupado algunas veces. Aquí en la paródica pieza teatral Los desnudos y los tuertos, donde actuaba junto a Amaury Pérez. Aquí en relación con el odio, ese animalito que Edmundo lleva dentro y al que también alude Pablo en su Carta abierta. Aquí en ocasión de la entrevista que hiciera a Carlos Alberto Montaner y la réplica del último a coletilla que se permitió ese pobre García.

© www.eltonodelavoz.com

Dayron Robles pone imagen a la resistencia al modelo chino

- 29/08/11
Categoría: Agua corriente, Deportes, Wikileaks
Imprimir Imprimir


Me había quedado con las ganas de ponerle imagen a una de las perlas cubanas que nos regaló pescar en aquellos cables de Wikileaks. Los del Departamento de Estado, ¿se acuerda alguien de eso?

Aquí me ocupé de la perla de marras: un funcionario chino que narraba a sus colegas occidentales cómo las autoridades cubanas no querían ni oír hablar del «modelo chino» y entorpecían todo avance de los asiáticos que buscaban rebajar el rigor estatista de los Castro.

Decía el cable: «Any discussions around Chinese-style reforms, particularly regarding foreign investment, have been difficult and “a real headache” according to the Chinese.»

Y fíjate tú que Dayron Robles, el atleta guantanamero, le puso imagen hoy lunes a ese «no corras tanto, chino» con su marrullera actuación en los mundiales de atletismo en Daegu. Allí entorpeció la marcha de Liu Xiang y llegó primero a la meta.

Si es que no hay más que tener paciencia y memoria.

La marrullería dayronesca se puede ver en detalle en este video. Se aprecia con claridad prístina a partir de 3:00. Naturalmente, Dayron Robles fue descalificado y desposeído de la medalla de oro que ya acariciaba.

Y eso no es todo: descalificado el cubano por joder al chino, la medalla de oro fue a parar al pecho del norteamericano Jason Richardson, como en una de esas historias que no contentas con tener un buen final, se anotan dos.

Imagen de previsualización de YouTube
© www.eltonodelavoz.com

La Habana fantasmagórica de Titarenko

- 26/08/11
Categoría: Arte, Poscomunismo
Imprimir Imprimir


El ruso Alexei Titarenko es más conocido por sus fotografías del San Petersburgo, entonces todavía Leningrado, que se encaminaba hacia el poscomunismo. Las series Nomenclatura de signos o San Petersburgo, significativamente.

Sus fotografías son las de fantasmas que vagaban por calles sin nombre o zombis sin rumbo arracimados junto a la esperanza del cambio. Unos y otros, iluminados por el dedo (¿el ojo?) del fotógrafo y ralentizados por la magia de una emulsión domesticada, como el mundo que habitaban.

Titarenko también estuvo en La Habana, viajó allá en dos ocasiones, y buscó esas sombras de país evanescente y fantasmagórico.

¡Fíjate, oye, que es difícil sacarle algo a esa ciudad tan grosera y profusamente fotografiada desde el detrás de una cámara!

Él lo hizo, sabedor de que el tránsito hacia el poscomunismo pasa por tinieblas y nieblas atravesadas por luces y recostadas al contraluz.

Aquí les subo unas pocas fotografías. Más de su serie habanera aquí.

© www.eltonodelavoz.com

(Performance en La Habana): Asalto al Capitolio

- 25/08/11
Categoría: Agua corriente, Cambios en Cuba, Oposición
Imprimir Imprimir


Imagen de previsualización de YouTube
© www.eltonodelavoz.com

Libia: Just Do It.

- 24/08/11
Categoría: Uncategorized
Imprimir Imprimir


NIKE = Νίκη = Victoria

Just Do It

De contra:

Imagen de previsualización de YouTube
© www.eltonodelavoz.com

Bruno y la Jornada Mundial de la Juventud

- 23/08/11
Categoría: Agua corriente
Imprimir Imprimir


Después de cuatro días de visita de Su Santidad Benedicto XVI a España, de otros tantos días de confesionarios en el Retiro, de rutas del papamóvil televisadas en directo por no sé cuántos canales; después de asistir inmóvil durante horas y horas al espectáculo de multitudes vagando ahítas de fe por las calles, al paisaje de crucifijos y rosarios, a las misas multitudinarias, las airadas manifestaciones en contra de la visita de marras, los episodios de violencia verbal contra los peregrinos por parte de otras sectas, los seguidores del comunismo científico incluidos, y las cargas policiales contra la masa atea; después de ver una y otra vez la calamitosa pose de comecuras que adoptó tanto biempensante de izquierdas ante la celebración en Madrid de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) y las genuflexiones de las autoridades de España y Madrid ante el pontífice de los zapatos rojos, Bruno, quien, echado en el sofá y con la mirada fija en la pantalla del televisor, no se perdió ni un solo instante del evento y sus circunstancias, saltó de repente al suelo esta tarde, después de todo un día reflexionando acerca de lo visto y oído, y mató a su amado osito de una sola dentellada.

© www.eltonodelavoz.com