• Registrarse
  • Iniciar sesión
  • > El Tono de la Voz

Work in Progress

Comentarios Icono de del.icio.us Icono de Digg Icono de Technorati Yahoo Icono de Meneame Icono de Wikio Icono de FaceBook Enviar Imprimir

"El meu avi": habanera.

 

BRINGUÉ SANFELIU, Manuel: Lleva del 1891; censat al carrer Roig; 8 germans;

pastor. Unitat: "Batallón de Cazadores de Arapiles".

9. Un pratenc en l’acció militar que causa la mort del cap independentista Antonio Maceo.

El pratenc que tingué una actuació més destacada en aquesta guerra fou Manuel Bringué i Sanfeliu, de la lleva del 1891. Durant la guerra lluitava en qualitat de voluntari. Destinat primerament a Pinar del Río, cap a la tardor del 1896 el seu batalló fou traslladat a la " trocha", vigilància de camins. Des de Punta Brava, a la costa cap a l'interior de l'illa. La matinada del 7 de desembre del 1896 una columna de 481 homes comandats per Cirujeda sortiren de Punta Brava cap a Porlier. S'enfrontaren amb la guerrilla cubana al "ingenio" (plantació on havia una factoria de sucre) de Matilde i San Pedro. En aquesta acció militar moriren els cabdills insurrectes Antonio Maceo i Francisco Gómez Toro, fill de Máximo

Gómez, líder militar insurrecte cubà. El comandant Cirujeda fou ascendit i els soldats que intervingueren foren considerats uns herois. L'alcalde de Barcelona envià un telegrama felicitant Cirujeda i els soldats catalans de la citada columna militar. Quan Manuel Bringué tornà al Prat se li feu una gran rebuda i se'l premià amb un rellotge d'or. Més tard Bringué ostentaria càrrecs importants dins la Policia Urbana de Barcelona.

(El pratense que tuvo una actuación más destacada en esa guerra fue Manuel Bringué i Sanfeliu, de la leva de 1891. Durante la guerra, luchaba como voluntario. Destinado inicialmente en Pinar del Río, hacia el otoño de 1896 su batallón fue trasladado a la «trocha», o vigilancia de caminos. Desde Punta Brava, en la costa, hacia el interior de la isla. La madrugada del 7 de diciembre de 1896 una columna de 481 hombres comandados por Cirujeda salieron de Punta Brava hacia Porlier. Se enfrentaron con la guerrilla cubana en el «ingenio» (plantación que contenía una fábrica de azúcar) de Matilde y San Pedro. En esa acción militar murieron los caudillos insurrectos Antonio Maceo y Francisco Gómez Toro, hijo de Máximo Gómez, líder militar de los insurrectos cubanos. El comandante Cirujeda fue ascendido y los soldados que intervinieron en la acción fueron considerados unos héroes. El alcalde de Barcelona envió a un telegrama felicitando a Cirujeda y a los soldados catalanes de la mencionada columna militar. Cuando Manuel Bringué regresó a El Prat se le dispensó un gran recibimiento y fue premiado con un reloj de oro. Más tarde, Bringué ocupó importantes cargos en la Policía Urbana de Barcelona.)



En manos del buen Dios

4 Comentarios Icono de del.icio.us Icono de Digg Icono de Technorati Yahoo Icono de Meneame Icono de Wikio Icono de FaceBook Enviar Imprimir

The good Lord . “Un día, el buen Dios se llevará a Fidel Castro”. El «hecho biológico» que pacientemente esperan los materialistas cubanos, alumnos de aquel ateísmo científico que se enseñaba en la Cuba soviética, es para el presidente de los EE.UU. cosa divina. Y cosa graciosa, porque parece haberlo dicho con retintín que provocó jolgorio.

En La Habana, le llega el cable al ocioso anciano del Adidas -tan necesitado de atención como los republicanos de votos en la Florida- y se apresura a contestar con pareja –es decir, burda- ironía: “el buen Dios me protegió”.

Rafael del Pino, quien publicó hace un par de días artículo que clama por el diálogo se habrá levantado contento. Ya hablan, y hablan de Dios. En cambio, Vicente Echerri, que se lamentaba de la errática vía seguida por la pastilla de cianuro, y que se opone rotundamente a que funcionario cubiche y mejor trajeado official de Washington compartan mesa, habrá pegado puñetazo en la idem.

“Sólo un dios puede aún salvarnos”, le dijo Heidegger a Der Spiegel en aquella célebre entrevista. Qué nos sirva de aliento. Porque el «hecho biológico» sí que es seguro que no nos va a redimir. Los EE.UU., menos.

UPDATE:

La Embajada de Cuba en España ha anunciado lo que ya era obvio. Ahora tenemos confirmación oficial de que el Blogger en Jefe se pasa el día pegadito a la laptop:

"La rápida reacción de Fidel Castro ante unas declaraciones de Bush podría deberse al hecho de que, según informaban a laRepublica.es fuentes de la embajada cubana en España, de un tiempo a esta parte, el líder cubano suele estar conectado a internet para estar informado en cada momento de la actualidad internacional".

UPDATE:

Intervención de Zoé Valdés el pasado 27 de junio en seminario organizado por Unión del Pueblo Cubano.

H/T: Baracutey cubano

 

De contra: la simultánea publicación del diálogo sobre el suicidio en Cuba que mantienen Duanel Díaz y Pedro Marqués de Armas –diálogo de lectura imprescindible-, y el mensaje electrónico circulado desde La Habana por Desiderio Navarro, campeón de los debates reglados, me ha parecido horrible augurio. He bajado a desayunar con el corazón en un puño, que se dice.

Ánimo, Desiderio. Ya verás que el Buen Dios te devolverá el teléfono.



La utopía de Carlos Alberto Montaner

59 Comentarios Icono de del.icio.us Icono de Digg Icono de Technorati Yahoo Icono de Meneame Icono de Wikio Icono de FaceBook Enviar Imprimir

Carlos Alberto Montaner se rindió ayer a la temeridad de pronosticarle un futuro a la Cuba postcastrista. Dibujarle un rostro bonito a lo que puede ser catástrofe o puede sobrevivir en un gatopardismo de largas décadas.

Instalado en un optimismo que le envidio, Montaner expuso una hermosa utopía liberal. Una Cuba próspera, firmemente instalada entre los países punteros del mundo, dirigida por una pléyade de políticos adeptos del liberalismo económico y la democracia política, polo sur de un espacio económico que la reúna con el sur de la Florida.

Una Cuba del mañana dispuesta a aprovechar los elevados índices de formación de sus profesionales y más dispuesta a premiarlos con el maná de la prosperidad.

Una Cuba de justicia y progreso, ajena a enconos políticos, a disputas en torno al dolor generado por el castrismo.

Una Cuba que olvide rápido y se ponga a trabajar por su futuro.

Por mucho que la utopía de Montaner resulte consonante con mi propio credo político, no comparto su optimista visión del postcastrismo.

La celeridad que le presume al desmontaje de la maquinaria totalitaria, la confianza en que nos ahorraremos una cainita gestión de agravios y el olvido de los sobresaltos, algunos catastróficos, que sobrevendrán al cambio –la desmovilización del ejército, las insoportables tasas de desempleo, la euforia que generará el fin del régimen y la pronta reacción negativa ante la frustración producida por la lentitud con que se perciban los beneficios- amenazan gravemente la realización terrenal de la utopía de nuestro liberal más prominente.

En cualquier caso, hay que felicitarse por que alguien ponga por escrito que esa posibilidad existe. Más que lo haga con la prístina claridad que es propia de Montaner.

Ya tenemos una Cuba que sirve. Al menos, sobre el papel y en términos de programa político, ese género de la literatura fantástica.

Agradezco a Carlos Alberto Montaner la cortesía de ofrecer su conferencia a los lectores de El Tono de la Voz.

EL FUTURO DEMOCRÁTICO DE CUBA:

QUÉ TIPO DE CAPITALISMO NOS AGUARDA

Carlos Alberto Montaner

Foro Nueva Economía

Desayunos del Ritz

Madrid, 27 de junio de 2007

Percibo como gran un honor y un extraordinario respaldo a los demócratas cubanos que esta charla sobre el futuro de Cuba sea presentada por mi admirada amiga Doña Esperanza Aguirre, Presidenta de la Comunidad Autónoma de Madrid. No se trata, por supuesto, de una circunstancia extraña: a lo largo de muchos años jamás nos han faltado su mano amiga y su solidaridad. Ni siquiera cuando dar su apoyo podría haberle acarreado cierto costo político, acaso porque el rasgo más notable de esta singular mujer es su compromiso con los valores y principios por delante de cualquier consideración política.

Agradezco, además, al Foro Nueva Economía, a su presidente, Don José Luis Rodríguez, y a las empresas patrocinadoras, que nos hayan prestado esta tribuna, una de las más importantes de España, para debatir la posible evolución política y económica de Cuba tras casi medio siglo de gobierno comunista.

La profecía

Comienzo por profetizar un cambio radical y relativamente acelerado en Cuba tras la muerte de Fidel Castro, y lo sustento en las siguientes cinco razones:

- La autoridad en Cuba está organizada verticalmente y depende de Fidel Castro. Existen las instituciones típicas calcadas del desaparecido modelo soviético, pero son sólo correas de transmisión para ejecutar la voluntad del dictador. Es verdad que cuentan con una figura de reemplazo, el general Raúl Castro, pero se trata de otro anciano de 76 años, carente de liderazgo o de simpatías populares, dotado se rasgos psicológicos muy diferentes a los de su hermano. En todo caso, ¿qué sucederá después de Raúl Castro, quien acaba de enterrar a su esposa de toda una vida? Las dinastías ideológicas padecen siempre una grave incapacidad para transmitir la autoridad ordenadamente.

- Fidel deja como herencia política y como tarea revolucionaria un proyecto descabellado: constituir un bloque junto a Chávez, Evo Morales, Daniel Ortega, más cualquier otro personaje de esa cuerda política que se sume, con el objeto de conquistar, primero, a América Latina, y luego al resto del planeta. El bloque, que dirigirá y ya financia Hugo Chávez, es el sustituto de la URSS. La clase dirigente cubana ya experimentó esa fiebre política durante 30 años, pagando por ella un altísimo costo, y no es probable que desee volver a reeditar esa absurda aventura.

- La cúpula dirigente, aunque no posee convicciones democráticas, a estas alturas tampoco cree en las virtudes del colectivismo. Las familias que ocupan el poder están desmoralizadas. El país es una ruina en el terreno material tras cincuenta años de fracasos, y lo que más abunda entre los cuadros altos y medios son planes de reforma invariablemente inclinados al mercado y la liberalización. Todo el mundo sabe que eso fue lo que ensayaron China y Vietnam. Todos vieron que las tímidas reformas de los años noventa, sugeridas por el socialista español Carlos Solchaga, un economista prudente, produjeron efectos benéficos rápidamente, aunque muy limitados por la terquedad colectivista e igualitarista de Fidel Castro. No obstante, esa tendencia reformista, aunque muy mayoritaria, se mantiene oculta y paralizada porque Fidel es quien se opone a ella.

- Existe una obvia salida de la crisis: el cambio, la reforma económica, la reconciliación con Estados Unidos y la Unión Europea, y el consecuente abandono del delirante proyecto chavista. Pero inevitablemente eso conduce a la democratización del país y a la adopción de un modelo económico viable. Naturalmente, esto debe comenzar con la liberación de los presos políticos, el respeto a los derechos humanos y la renuncia al poder hegemónico del Partido Comunista. Sólo que, como se vio en Europa del Este, ese cambio de régimen, en rigor, no entraña ningún peligro real para la actual clase dirigente. Quienes pertenecen a ella han comprobado que hay vida, honores, seguridad y hasta regreso al poder si se reciclan dentro de las instituciones democráticas y están dispuestos a admitir la participación de toda la sociedad en el diseño, control y manejo del país.

- Por último, es muy importante la atmósfera histórica en que existen los Estados. El mundo, con marchas y contramarchas, a diferentes ritmos, se mueve hacía la democracia plural y el mercado. Es una tendencia imparable. Cuba no puede ser la excepción totalitaria y colectivista en el planeta, permanentemente instalada en un modelo político que se nutre de las polvorientas ideas marxistas, administradas por un estado minuciosamente incompetente, copiado de la URSS de los años setenta.

El cambio

Una vez iniciado el proceso de cambio, si se hace con buen tino y mano firme, la Isla puede dar en poco tiempo un salto tremendo hacia la prosperidad y el progreso en un periodo no muy largo. Durante quince o veinte años consecutivos, contados a partir del momento en que se inicie la reforma, el país puede crecer al ritmo promedio del 10 o 12% anual, con zonas aún de crecimiento más intenso, si quienes guían la transición entienden lo que hay que hacer.

No va a faltar el capital financiero -dinero internacional público y privado-, y la Isla cuenta con un excelente capital humano: ochocientos mil universitarios, entre quienes abundan los ingenieros, médicos y técnicos medios. El capital financiero va a llegar en grandes cantidades, principalmente desde Estados Unidos, nación muy interesada en estabilizar la situación de la Isla para evitar el éxodo masivo y para contentar a la influyente minoría cubanoamericana, pero también desde Europa, y muy especialmente de España, países en los que los empresarios más sagaces verán en la Isla una magnífica oportunidad de hacer buenos negocios.

En todo caso, ¿qué significa actuar con buen tino y mano firme? Significa: Primero, establecer un pacto social entre la mayor parte de los agentes políticos dispuestos a la moderación y a la sensatez. Un acuerdo que proporcione el sosiego y la estabilidad que demanda el momento. Segundo, construir a toda marcha un marco jurídico que garantice las inversiones y dé seguridades a la propiedad. Sin este prerrequisito, todo esfuerzo es casi inútil. Tercero, transferir a los cubanos la mayor parte de los activos en manos del Estado (además de las viviendas en las que habitan), para que masivamente se conviertan en propietarios de los medios de producción y sientan que el cambio, realmente, les beneficia y les pertenece. Cuarto, procurar alguna forma de compensación razonablemente justa a quienes fueron violentamente privados de sus bienes, así como una suerte de pago o acuerdo sobre la deuda internacional para restaurar el crédito del país, tener acceso a los mercados financieros y poder acudir en busca de ayuda a organismos internacionales como el BID, el BM o el FMI. Quinto, liberalizar rápidamente toda la economía, incluidos los precios, el tipo de cambio, la tasa de intereses y las formas de contratación, mientras se autorizan todas las transacciones comerciales legítimas. Sexto, solicitar ayuda internacional masiva -y los fondos existen para ello- con el objeto de paliar los efectos sobre los más indefensos -los ancianos, los jubilados y los niños- del paso de la dictadura a la democracia y del colectivismo al mercado y a la propiedad privada,.

Es vital que, desde el momento mismo del inicio del cambio, la sociedad perciba y confirme en los hechos que sus condiciones materiales de vida mejoran progresiva y sostenidamente. Es esta experiencia positiva y no el debate teórico o el nocivo “pase de cuenta” lo que legitimará el cambio y lo que cimentará las relaciones entre el pueblo y el nuevo Estado que comenzará a gestarse. Hay que rechazar cualquier forma de revanchismo o de regodeo en examinar el pasado. Lo importante es salvar el futuro. El pasado ya no tiene remedio.

¿Qué tipo de sociedad queremos?

En esta nueva etapa que se avecina es muy importante saber adónde queremos llegar y cuál es nuestra visión de futuro, panorama que acaso resulta fácil de precisar: Cuba debe ser un país normal, en paz y armonía con el resto del mundo, parecido a esas treinta naciones punteras que describe el Indice de desarrollo Humano de Naciones Unidas, destino perfectamente alcanzable en el curso de una generación.

En general, se trata de Estados de derecho fundados sobre la idea de que la autoridad, periódicamente renovada por medio de comicios trasparentes y plurales, radica en el seno de la sociedad y se expresa por medio de instituciones neutrales reguladas por leyes que no reconocen privilegios ni excepciones, y no por caudillos iluminados ni por grupos o partidos que arbitrariamente se arrogan la representación colectiva. Estados, además, en los que las transacciones se hacen dentro de un modelo económico regido por el mercado, y en los que la propiedad privada se reconoce como uno de los derechos humanos fundamentales porque sin su existencia, como se comprobó a lo largo del siglo XX, es imposible el mantenimiento de las libertades o el logro de la prosperidad.

El régimen cubano afirma que, de producirse un cambio, el destino que les espera a los cubanos, impuesto desde Estados Unidos, es el capitalismo de Haití, no el de España o Bélgica, pero ésa es sólo una consigna alarmista concebida para sembrar la incertidumbre y tratar de impedir las reformas. ¿Por qué Estados Unidos o la Unión Europea querrían una Cuba empobrecida a la que habría que subsidiar permanentemente en vez de un país rico con el que se pudieran realizar muchas transacciones mutuamente ventajosas?

Es verdad que un país puede tener democracia, libertad y propiedad privada, y ser, simultáneamente, un país muy pobre, injusto y con hirientes diferencias sociales, como sucede en diversos países hispanoamericanos o en el mencionado Haití, pero ese triste desempeño económico y esa falta de esperanzas no es el resultado de malvados designios procedentes del exterior, como sostenían los apóstoles de la equivocada Teoría de la Dependencia, o como hoy asegura Fidel Castro que les sucederá a los cubanos, sino es la consecuencia de la irresponsable y a veces criminal actuación de las propias clases dirigentes del país, combinada con una mentalidad social refractaria al progreso y al desarrollo.

- El capitalismo que vendrá a Cuba no podrá ser mercantilista. Es decir, el gobierno no podrá decidir quiénes son los favoritos a los que hay que enriquecer, ya sean nacionales y extranjeros, y los factores con los que va a forjar una alianza de mutua conveniencia para controlar las riquezas que se produzcan mediante el uso discriminatorio y abusivo del poder.

- El capitalismo que vendrá a Cuba no podrá ser oligárquico. Esto es, no será la nuestra un tipo de sociedad en la que los grandes intereses económicos forjen una alianza para colocar a los gobiernos y a los partidos políticos a su servicio en detrimento de las necesidades generales de la sociedad.

- El capitalismo que vendrá a Cuba no será el corporativismo socialista o fascistoide, autárquico, ruinoso por el peso de las ineficientes empresas estatales, plagado de trabas burocráticas, paralizado por normas inflexibles o por imposibles cargas tributarias, enfrentado en estériles conflictos de clase artificialmente engendrados, que no consiguen otra cosa que empobrecer a los pueblos.

- El capitalismo que vendrá, el que llevaremos a Cuba, es el moderno, abierto, competitivo, signado por la búsqueda de productividad, fuertemente integrado al resto del mundo desarrollado. Un modelo de desarrollo capitalista en el que se estimule la incesante creación de empresas que luchen limpiamente por cuotas de mercado mediante la calidad y el precio de los bienes o los servicios que se oferten. Un capitalismo que no tenga como atractivo la pobreza de su mano de obra, sino el alto nivel de productividad y la complejidad técnica y científica de unos trabajadores cubanos, respetuosa y dignamente tratados, dotados de derechos sindicales, capaces de alcanzar a cambio de su esfuerzo una alta remuneración que les procure el modo de vida digno que se encuentra en esas treinta naciones punteras a que hacíamos referencia. Nuestro modelo no es Haití: es Israel, es Irlanda, es España, y existen condiciones humanas y económicas para lograr implantarlo.

La responsabilidad social corporativa

Esa definición del modelo económico a que aspiran los cubanos debe servir, también, como un severo juicio crítico contra los precarios bolsones de economía semiprivada que medran en la Cuba actual. Las inversiones extranjeras que existen en Cuba, que son las que la dictadura autoriza y controla mediante la modalidad de empresas mixtas, no sirven a los intereses de la sociedad cubana, sino contribuyen dolosamente a la supervivencia de la dictadura, y constituyen una expresión del peor capitalismo estatal mercantilista. Mediante este modelo, el gobierno cubano, sin ocultar el asco que les merecen, elige a unos dóciles inversionistas, guiados exclusivamente por el objetivo de obtener beneficios, y dentro de esas empresas mixtas reproduce lo peor del modelo político totalitario: la explotación inicua de los trabajadores, a los que se les confisca el noventa y cinco por ciento de su salario mediante un tramposo cambio de moneda, más la represión política y la falta de libertades que existen en el resto de las instituciones del país.

Los empresarios serios, españoles o de cualquier otra latitud, no deben prestarse a esa sórdida complicidad. No es verdad que con su presencia en Cuba aceleran un posible cambio. Esa es una falaz excusa concebida para tratar de esconder una inocultable falta de escrúpulos. Tampoco pueden escudarse en la supuesta indiferencia de los empresarios ante las consecuencias políticas y sociales de sus actos, siempre que estén amparados por la legitimidad oficial. Cuando la legitimidad oficial propaga los abusos, la discriminación y el apartheid, vulnerando los derechos fundamentales de las personas, esa legitimidad se extingue de jure, convirtiéndose en una norma inmoral de la que no debe servirse ninguna empresa que comprenda y asuma lo que es la responsabilidad social corporativa.

Los empresarios serios, españoles o de cualquier otra latitud, tampoco deben sucumbir a la superstición de que es conveniente estar en Cuba cuando se produzcan los cambios. Lo sensato no es colaborar con la dictadura. Lo probable es que, quienes ya estén, tendrán que enfrentarse a cuantiosas reclamaciones legales (y a probables responsabilidades penales) por parte de los trabajadores que durante años han visto como en Cuba se violan las reglas establecidas por la Organización Internacional del Trabajo, reglas a las que tanto las empresas como el Estado cubano están obligados a someterse. Por otra parte, de muy poco les servirá a esos empresarios estar en Cuba, inmoralmente posicionados, a la espera de que surjan cambios, si a lo que aspiramos los cubanos es a instaurar en la Isla un modelo de desarrollo capitalista fundado en la competencia y la ley, y no en el compadrazgo, el mercantilismo o el contubernio entre los empresarios buscadores de renta fácil y funcionarios venales dispuestos a concederla a cambio de alguna corruptela.

Es un notable error táctico y una falla moral muy censurable, indigna de cualquier empresario moderno que se respete, participar en una repartición de privilegios mercantilistas y en la asignación de monopolios, invirtiendo en un coto cerrado en el que la población carece de mecanismos de defensa legal. Las sociedades verdaderamente prósperas, y en donde se hacen los mejores y más transparentes negocios, son aquellas en las que todos los agentes económicos que se lo propongan, y no los elegidos por una dictadura, pueden participar y competir libremente en el mercado.

El final

Se acerca el final del totalitarismo en Cuba. Cuando llegue, las oportunidades de ganar dinero legítima y decentemente serán extraordinarias. El país necesitará revitalizar rápidamente su dilapidada infraestructura material, demolida tras medio siglo de incuria colectivista, y eso requerirá miles de millones de dólares de inversión. El país, en su momento, será una formidable plataforma exportadora a Estados Unidos y un destino preferido de decenas de miles de jubilados y de millones de turistas norteamericanos. Los cubanoamericanos, por su parte, constituirán una poderosa locomotora empresarial que vinculará los intereses del sur de la Florida a los de la Isla, creando muy rápidamente un próspero espacio económico del que se podrá aprovechar, entonces sí legítimamente, cualquier empresario instalado en la Isla.

Hace unos años, un exitoso empresario español que estuvo involucrado en la creación y desarrollo de Puerto Banús, tras recorrer Cuba cuidadosamente en busca de posibles marinas, me hizo la siguiente afirmación: “cambiaría gustoso todas mis inversiones en España por las extraordinarias oportunidades que surgirán en Cuba cuando se produzca el cambio”. Tenía razón: las oportunidades futuras, tras la llegada de la libertad, serán enormes, y hoy, ahora, es el momento de comenzar a planear la instalación en Cuba de las empresas que van a participar en ese momento mágico tan interesante como potencialmente lucrativo.

Por último, es importante desterrar del análisis la idea absurda de que los “americanos se van a apoderar de Cuba” cuando termine el comunismo en la Isla. No existe una coordinación empresarial norteamericana donde anide esa fantástica mentalidad conspirativa dedicada a la conquista ilegal de mercados, ni es así como funciona el mundo económico moderno. Ésa es una visión antigua, propia de sociedades coloniales que ya no existen sobre la faz de la tierra.

La economía cubana, sencillamente, se expandirá de manera progresiva con las empresas que existen y con las que se creen, provengan de donde provengan. Unas serán cubanas y otras extranjeras, lo que redundará en beneficio de todos, y muy especialmente de los cubanos que verán multiplicarse sus fuentes de trabajo y observarán como aumentan paulatinamente su salario y su poder adquisitivo. Una economía moderna, verdaderamente competitiva y abierta, no es de ningún país en particular, y su rasgo principal es que cualquiera productor puede participar en el proceso de crear riqueza para su beneficio y de la colectividad.

De alguna manera, esa fue la forma en que José Martí describió la Cuba con que soñaba a fines del siglo XIX: “con todos y para el bien de todos”. Esta vez lograremos ese noble objetivo.

UPDATE:

Respuestas de Carlos Alberto Montaner a las preguntas hechas por los asistentes a la conferencia.

H/T Noticiero Cuba



Los papeles de la CIA

1 Comentarios Icono de del.icio.us Icono de Digg Icono de Technorati Yahoo Icono de Meneame Icono de Wikio Icono de FaceBook Enviar Imprimir

Bloggers United for Cuban Liberty, asociación virtual de blogs cubanoamericanos, lanza una nueva campaña. Ahora con motivo del anunciado viaje a La Habana de The Police. (Sí, más police pa’la Habana.) Antes, Sting estará en el sur de la Florida y los de BUCL le quieren aguar la fiesta preguntándole –preguntándose- cómo el cantante que no dudó en comprometerse contra la dictadura pinochetista coquetea con la de los hermanos Castro. ¿Por qué se rebelaba contra la invisibilidad de los presos chilenos y practica él mismo la ceguera cando se trata de presos cubanos?

 

Las noticias, con esa tiranía de la atención que les es propia, han arrastrado al lector cubano a bucear en las Family Jewels desclasificadas ayer por la CIA. (Buceo incómodo, por cierto.)

Allí, pelos, señales y precio: 150.000 dólares por la cabeza de Castro I, que entonces era el Dr. Fidel Castro. Por la mitad de esa suma en CUC, hoy le administrarían pastillas al Comité Central en pleno.

Nunca me han interesado demasiado esas historias gangsteriles. Como apenas me entretiene la llamada If-History, salvo en su expresión literaria. Nabokov en Ada o el ardor; Philip Roth en La conjura contra América.

¿Que qué habría sido de Cuba si el Dr. Castro se hubiera tomado la dichosa pastilla? ¡Vaya usted a saber! Las cosas podrían haber ido a mejor, pero también a peor. Hoy podríamos ser una Corea del Norte o un Puerto Rico. Haití o, con suerte, Chile. Podríamos haber padecido otra dictadura. O un par o tres distintas. Pero que nadie se imagine ni por un instante que la Tacita de Oro que se evoca con desmemoriada nostalgia habría sido algo más que un inodoro de loza.

Mucho, muchísimo más que los documentos que atañen a Cuba directamente, me desvelaron anoche los Caesar-Polo-Esau Papers . Once mil páginas que recogen la información que procesaban expertos contratados por la CIA acerca de la URSS y China, fundamentalmente. Ésos son los que interesan de veras a quien se pregunte por la relación entre las democracias y el totalitarismo, una cuestión moral del siglo XX que continúa marcando el XXI.

Entre esos papers un magnífico informe titulado “El escritor soviético y la política cultural soviética”. Un ensayo que supera en exhaustividad, concisión y estilo a casi todo lo que haya producido la literatura académica sobre el deshielo que siguió a la muerte de Stalin y al posterior proceso de corrección de la apertura cultural. Lástima que no le encargaran a su redactor llevarle las pastillas al Dr. Castro.

Hay más, mucho más. Pero también mucho trabajo sobre mi mesa. Volveré, seguramente, a esos informes.

 

De contra: Mauricio, ¿ya estás investigando la muerte de Manuel Acosta, la víctima más reciente del castrismo?



Liberate Paris libérée

1 Comentarios Icono de del.icio.us Icono de Digg Icono de Technorati Yahoo Icono de Meneame Icono de Wikio Icono de FaceBook Enviar Imprimir

1944: Paris ! Paris outragée ! Paris brisée ! Paris martyrisée ! mais Paris libérée !

2007: Liberate Paris!

Pocos paralelos evidencian con mayor claridad la decadencia de Occidente que la suerte corrida por ese topónimo y su asociación con la libertad.

 

UPDATE:

Al teléfono:

–Oye, jorgillo, nos hemos quedado sin saber lo que crees tú del tal Lesnik.

–No quise enmarcar el magnífico texto de Ariana (Hernández-Reguant) con mis palabros gruesos…

–Ah, yo pensaba que era cosa de tus amores por el judaísmo…

–…eso también… Fíjate que Lesnik es parte de la galería de apóstatas judíos. Es el Shabbatai Zevi del castrismo. Igual que el sultán nombró al Mesías de Esmirna "Guardián de las Puertas", Lesnik es cancerbero del castrismo en tierra infiel.

–Te dejo, socio, que ya con lo de Paris Hilton y De Gaulle juntos tuve bastante...

–Adiós.

–...

 

De contra:

Magnífico, Ignacio Camacho, en ABC.

Soldados, no boy scouts

IGNACIO CAMACHO

ESTE Gobierno es muy libre de hacer pacifismo de salón, retórica buenista, flower power, alianza de civilizaciones, ansia infinita de pazzzzzzz y demás mantras de la ética indolora. Pero que no se lo crea cuando toma decisiones que afectan a las Fuerzas Armadas, porque en ellas hay gente que se juega la vida, y a veces la pierde, en una ruleta donde las apuestas ajenas se pagan con sangre propia.

Una cosa es engañarse a uno mismo, o intentarlo, y otra engañar a los demás. Cuando para reclutar soldados se ponen en la tele anuncios en los que no sale ni un fusil, todo sonrisas y ejercicios de boy scouts en la tirolina, se está tratando de engatusar al personal con una falacia que oculta y trivializa la verdadera condición de la milicia, sus riesgos, sus deberes y su compromiso de combate. Como estrategia publicitaria puede valer, pero como estrategia política es deshonesta. Y lo malo es que esa barata filosofía de abrazafarolas se aplica luego a la política real, obviando la responsabilidad de las decisiones bajo la cobertura fantástica del «pensamiento Alicia». Y se manda gente a guerras de verdad, donde se mata y se muere, bajo un discurso de buen rollito solidario, sonrisas contra las bombas y al paso alegre de la paz. Como si fueran misioneros combonianos, con el clavel en la punta del fusil y cajas de tiritas en vez de munición. Legionarios sin fronteras.

El resultado es que de vez en cuando vuelven en una caja cubierta con la bandera unos muchachos casi adolescentes reventados por unos cabrones muy aviesos a los que la alianza de civilizaciones les resbala por salva sea la parte, y entonces el discurso de las misiones de paz cruje por todas las costuras porque ha faltado coraje para explicar y aceptar que estaban en una guerra que el Gobierno no quiere admitir porque le estropea el discurso. Una misión digna, solidaria y constructiva, pero en una guerra a la que vamos como monjas de la madre Teresa, a pecho descubierto y con el talante como chaleco antibalas. Ahora hay que poner medallas sobre los féretros, que son muy merecidas pero que los chicos habrían cambiado sin duda por algún inhibidor de frecuencias en su carro blindado. Lo que pasa es que eso cuesta dinero, muchos euros, y sobre todo cuesta el coraje político de pedir pasta en el Congreso para pertrechar a unas Fuerzas Armadas a las que se pretende aliviar conceptualmente de su propia, intrínseca y honorable condición de organización militar para transformarlas en una especie de socorro de afligidos, como la Cruz Roja.

No es pintar como querer, dice la copla. Y no se puede gobernar sin un ejercicio de responsabilidad que empieza por aceptar las realidades sin disfrazarlas. Y entender que los terroristas son terroristas, no pacifistas; que los enemigos son enemigos, no hermanos separados; que las bombas son bombas, no accidentes; que los soldados son soldados, no enfermeros, y que la paz no es una flor que se riega con brindis de sonriente voluntarismo demagógico.



Buscar en este blog

Sobre este blog

Política, literatura, medios

Sindicación

Agregador para sindicación en XML

Autor: Jorge Ferrer

Jorge Ferrer. Foto © Laura Ceccacci

Jorge Ferrer. Escritor y traductor. Escribe desde Barcelona, España.

Foto: © Laura Ceccacci

Contacto: eltonodelavoz@gmail.com

 

Donaciones

Enlaces Patrocinados

Advertise here / Anúnciese aquí


Archivo

Calendario

Libros

Tristán de Jesús Medina

Tristán de Jesús Medina

Retrato de apóstata con fondo canónico. Artículos, ensayos, un sermón. Selección y prólogo de Jorge Ferrer. Editorial Colibrí, Madrid, 2004.

 
Cubierta Minimal Bildung

Minimal Bildung

Veintinueve escenas para una novela sobre la inercia y el olvido Editorial Catalejo, Miami, 2001.

 

ETDLV en Facebook