• Registrarse
  • Iniciar sesión
  • > El Tono de la Voz

Una nota al pie...

1 Comentarios Icono de del.icio.us Icono de Digg Icono de Technorati Yahoo Icono de Meneame Icono de Wikio Icono de FaceBook Enviar Imprimir

Vuelvo a Céline siempre que me gana el hastío. Es un fármaco a la vez alucinógeno y tonificante. Me lo administro cada vez que necesito descansar. Después de haber dedicado dos o tres días a un único tema, por ejemplo, que descansar es tomar otro camino.

También cuando necesito volver al trabajo que más me interesa. Ay, esas goticas de Céline que caen en el vaso de agua, pasan a la boca y parece que entraran en la sangre antes de llegar al estómago… ¡Qué irrigación! ¡Qué fiesta! ¡Qué antídoto para ahuyentar todos los males! ¡Sia cará!

Entre sus virtudes innumerables está ese orden caótico que confunde al lector, le impide plantar banderines en el texto. La obra de Céline es un continuo a retazos. A uno puede bastarle un cuarto de hora, cuando más, para encontrar una escena que recuerda haber leído en Proust o Faulkner, en Dostoievski o Carpentier, por poner ejemplos de obras vastas y sinuosas. Con Céline no vale ese juego. Ni él parece recordar lo que ha escrito antes, dos páginas atrás, ni permite que el lector recurra a trucos mnemotécnicos para volver a un pasaje. ¡Hay que trabajar, señores!

Otro tanto sucede con las piezas de la Celiniana, por mucho que haya artefactos tan prodigiosamente organizados como el Dictionaire Céline que compiló Philippe Alméras (Plon), un libro que deberían repartir a la puerta de cada colegio y ojalá duraran tan poco como dicen que duraban los merengues.

Hoy buscaba una anécdota del primer encuentro de Céline con Edith Piaf en Montmartre. Apenas me servirá para una nota al pie de un texto, pero volver a él desde Céline me parece trámite auspicioso.

Creía haber leído que Céline la había echado a gritos cuando la escuchó cantar por primera vez. Creía recordar la escena con toda precisión. Digamos que estaba seguro de que tal desplante había tenido lugar, y hasta he contado a algún que otro amigo esa “anécdota” alguna vez.

Pero me costó casi una hora saltar de libro en libro, atravesar a zancadas los Cahiers Céline (Gallimard), vagabundear por las páginas del diccionario de marras, manosear revistas, hurgar aquí y allá por testimonios dispersos hasta que llegué al punto preciso, impreciso en mi recuerdo.

Cuenta Lucette Destouches en sus memorias narradas a Véronique Robert, Céline secret (Grasset):

“C’est lui (Jo Varenne) qui nous a annoncé un jour : “Il y a chez moi une gamine étonnante, elle vend des fleurs et elle chante”. C’était Edith Piaf. Elle était minuscule et tellement impressionnante. De toutes ses forces, elle chantait debout sur une table, semblable à un moineau qui ouvre un bec immense” (p. 71).

¿De dónde saqué yo entonces la historia del desplante de Céline a la cantante “minúscula”? ¿Qué me hizo inventarme una escena –por célineana que parezca- que jamás tuvo lugar? Ciertamente, no la imagen del gorrión y su pico inmenso (aunque valdría darle trato psicoanalítico a la cosa), porque es sabido que en Meudon vivían rodeados de decenas de gatos, perros y pájaros. Encima, el gran Toto fue tal compañía para Céline que llegaron a inventarse un idioma que apenas comprendían ellos dos, un idiolecto hecho de gorjeos y puntos suspensivos, como el Voyage

…como el Voyage… Hmm... Por ahí andará la cosa… Y habrá que seguir buscando, que una nota al pie sobre Céline vale más que cien páginas de cualquier juntapalabras… Me encamino de vuelta al librero…

Imagen: La Môme Piaf de Cossette Harcourt.



Buscar en este blog

Sobre este blog

Política, literatura, medios

Sindicación

Agregador para sindicación en XML

Autor: Jorge Ferrer

Jorge Ferrer. Foto © Laura Ceccacci

Jorge Ferrer. Escritor y traductor. Escribe desde Barcelona, España.

Foto: © Laura Ceccacci

Contacto: eltonodelavoz@gmail.com

 

Donaciones

Enlaces Patrocinados

Advertise here / Anúnciese aquí


Archivo

Calendario

lunmarmiéjueviesábdom
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031     

Libros

Tristán de Jesús Medina

Tristán de Jesús Medina

Retrato de apóstata con fondo canónico. Artículos, ensayos, un sermón. Selección y prólogo de Jorge Ferrer. Editorial Colibrí, Madrid, 2004.

 
Cubierta Minimal Bildung

Minimal Bildung

Veintinueve escenas para una novela sobre la inercia y el olvido Editorial Catalejo, Miami, 2001.

 

ETDLV en Facebook