• Registrarse
  • Iniciar sesión

Dilla: «Cuba: ¿qué esperar de la reunión del gobierno con la emigración?»

35 Comentarios Icono de del.icio.us Icono de Digg Icono de Technorati Yahoo Icono de Meneame Icono de Wikio Icono de FaceBook Enviar Imprimir

El régimen de La Habana prepara una nueva reunión de las que llaman «Conferencia La Nación y la Emigración», pendiente de celebrarse tras varias posposiciones.

Aun cuando todavía no se conoce el texto de la convocatoria, un documento fechado en La Paz, Bolivia, el pasado 8 de noviembre y publicado en un site del MINREX cubano señala el mes de enero de 2010 como fecha del evento.

En entrevista concedida por Francisco Aruca a La Jornada días más tarde, el empresario cubano cercano al castrismo comenta: «Bruno Rodríguez le dijo a Edmundo (García) que está planeada para el 27, 28 y 29 de enero (de 2010).»

Haroldo Dilla me ha enviado un artículo sobre la significación de ese evento, a la vista de la actual situación cubana y su relación con el exilio.

Que aparezca aquí en primicia, antes de su aparición en papel, es cortesía con los lectores de El Tono de la Voz que agradezco.

Cuba: ¿qué esperar de la reunión del gobierno con la emigración?

Por Haroldo Dilla Alfonso

Los vientos que corren desde La Habana hablan de violencias contra opositores pacíficos, contracciones económicas, reducciones del ya bastante exiguo consumo popular y, casi como quien no quiere las cosas, de una nueva reunión del gobierno cubano con sectores de la emigración.

Estas reuniones no son nuevas. Han sido celebradas desde los 70s con llamativos títulos que hablan de encuentros de la “nación” con la “emigración”. Dos vocablos que para el caso resultan eufemísticos, irreales y cínicos. Primero, porque la emigración es parte de la nación aunque el gobierno cubano se esmere en negarlo, convirtiendo a los cubanos migrantes en desterrados sin derechos en la tierra en que nacieron. Segundo porque ningún gobierno es la nación, menos aún cuando se trata de una camarilla gerontocrática y autoritaria que se niega a someterse al veredicto de las urnas. Tercero, porque los convocados y admitidos por el gobierno cubano para estos encuentros son en ocasiones sus propios activistas residentes en el extranjero, como sucedió en la fantochada que tuvo lugar en La Habana hace un año. En el mejor de los casos, personas honestas, pero sobre todo confiables para el gobierno cubano. Es decir, personas que conocen y se atienen a las reglas de lo políticamente correcto cuando se habla con La Habana.

Ahora la noticia llega desde un periódico mexicano que entrevistó a un empresario y político cubano radicado en Miami que durante décadas ha ligado tanto su corazón como su bolsillo a estos contactos. Según esta fuente (con seguridad bien informada) la nueva reunión “nación-emigración” podría ser convocada entre el 27 y el 29 de enero con una agenda indefinida que él asume debe contemplar la ampliación de los derechos de los migrantes en Cuba, tales como la compra de viviendas y de seguros médicos y el otorgamiento del perdón a los balseros de 1994, a los que aún el gobierno cubano no permite visitar la isla, es decir al país en que nacieron. Ciertamente, pasos positivos, como también es positivo que el referido empresario se dedique a ello, pero creo que son pasos dados en una dirección que no conduce a una solución, sino a la permanente complicidad con la indignante política del gobierno cubano en este tema.

Para el gobierno cubano no resulta un problema abrir espacios de comunicación con una “emigración” dócil y dispuesta a comprar servicios, inmuebles y enviar remesas, es decir una emigración vista como una fuente de dinero para paliar el hambre financiera producto de su dogmatismo e incompetencia. Una emigración que financiaría así al mismo proyecto de poder que le niega sus derechos elementales como cubanos y cubanas.

Si los cubanos emigrados quieren ser respetables en este juego, no tienen otra opción que reclamar sus derechos legítimos como cubanos al mismo nivel en que hoy se legisla en el plano mundial: en principio, el derecho a entrar y salir libremente del país en que nacieron y a vivir en él si así lo deciden. Y al mismo tiempo, no queda otra opción, exigir esos mismos derechos para los ciudadanos cubanos residentes en la isla, que hoy requieren permisos para viajar fuera de Cuba, por los cuales, además, deben pagar precios altísimos, monetarios y morales.

Una vieja técnica de negociación indica que un resultado es bueno cuando los acuerdos obtenidos corresponden con las segundas mejores opciones de cada parte. Los resultados obtenidos durante décadas de negociaciones entre migrantes y gobierno cubanos han distado mucho de este efecto óptimo, posiblemente porque a pesar de la buena voluntad de los migrantes, en años anteriores la disparidad de fuerzas era abrumadora. Pero hoy es diferente. Si se trata de una negociación seria –y no de una payasada enmascarante organizada por el gobierno cubano como en 2008- no nos queda más remedio que alzar el listón.

De lo contrario vamos a seguir haciendo lo de siempre: financiando al gobierno cubano y enterneciéndonos de gratitud cuando nos dejan pasar por el aeropuerto sin decomisarnos la mitad de la maleta. Ellos con su primera mejor opción y nosotros con un programa mínimo casi reducido al derecho a sonreír cuando nos apalean.



35 Comentarios



Página 1 de 7

35 por Benjamin Acosta (Usuario no autenticado) 06/12/2009 4:18

Nada significa para los cubanos una reunion de este tipo, ojala no se dejen usar los cubanos emigrados. Los Castros no van a hacer ninguna concesion, es cinismo el de los castros, ellos no quieren morir, por eso no hay cambios en la isla. Saben que los van a fusilar junto a todos los que han hecho los horrores en estos 50 anos .

34 por Teresa Cruz (Usuario no autenticado) 29/11/2009 0:18

No a todos los balseros del 94 se les permite entrar.

33 por rolando maduro (Usuario no autenticado) 28/11/2009 19:24

Una aclaracion oportuna; a los balseros el 94 si se les permite regresar a Cuba de visita.  Conozco personas que vinieron por esa via y ya han ido a Cuba. 

Y coindico con el filósofo del exilio: hay que eliminar la ley de ajuste cubano y el bombo de las visas.  Pero los Díaz Balart y Lethinen no quieren ni hablar de eso pues se les acaba su discurso para salir reelegidos.

Rolando

 

32 por Isabella (Usuario no autenticado) 28/11/2009 19:24

Gracias a Jorge y Dilla por esta primicia. Muy curioso lo que cuentan sobre los cubanos que representan a los exiliados a través de ese tipo de asociaciones que sí están bien vistas por el (des)gobierno cubano. Aquí en Montreal tenemos a uno de esos payasos que se autodenomina presidente de la "Asociación de cubanos en el exterior". El tipo es tremendo seguroso y se hace el empresario pero es tan bruto que da pena. Cuando uno va al consulado cubano al lado de las planillas para renovar documentos con las insultantes tarifas que todos conocemos se encuentran las de la asociación de dicho individuo. Además -como todo lo que proviene de aquel (des)gobierno- tiene el descaro de pedir una membresía que no justifica absolutamente ningún privilegio para los cubanos que caen en su juego. Las reuniones que convoca dan asco. Aquello aprece una filial del CDR y la FMC! En todas terminan coreando consignas. Lo peor es que la gente está tan reloca que hacen comentarios  sobre cómo "embellecer" el barrio... ¡Como si aquello de verdad fuera una reunión de Comité! ¿Por qué será que eso no me extraña? Porque ni aún viviendo en libertad algunos cubanos son capaces de discernir cuáles son los verdaderos problemas que nos afectan. Daño cerebral permanente es lo que ha ocasionado  la dictadura de los Castro en Cuba. No le veo otra explicación.

31 por querubin (Usuario no autenticado) 28/11/2009 16:28

Los derechos no se negocian, los castros saben que estan mal al imponer grilletes de entrada y salida, los grilletes de salidan son para evitar la perdida de rehenes, los de entrada para evitar el descontrol en la finca y la perdida de chantajeados. Deberian estar fuera de cualquier negociacion los derechos elementales de entrar y salir del pais que vio nacer a uno. Castro disfruto de ese derecho cuando batista, luego lo elimino aprovechando la explosion de la coubre. Sin reuniones ni condiciones los permisos de entrada y salida deberian eliminarse y punto. Debe eso anunciarse sin esperar a enero del 2010, un comunicado televisivo donde diga que ya no hay que humillar a la poblacion con semejantes medidas esclavistas del siglo 19.


Página 1 de 7









Buscar en este blog

Sobre este blog

Política, literatura, medios

Sindicación

Agregador para sindicación en XML

Autor: Jorge Ferrer

Jorge Ferrer. Foto © Laura Ceccacci

Jorge Ferrer. Escritor y traductor. Escribe desde Barcelona, España.

Foto: © Laura Ceccacci

Contacto: eltonodelavoz@gmail.com

 

Donaciones

Enlaces Patrocinados

Advertise here / Anúnciese aquí


Archivo

Calendario

lunmarmiéjueviesábdom
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   

Libros

Tristán de Jesús Medina

Tristán de Jesús Medina

Retrato de apóstata con fondo canónico. Artículos, ensayos, un sermón. Selección y prólogo de Jorge Ferrer. Editorial Colibrí, Madrid, 2004.

 
Cubierta Minimal Bildung

Minimal Bildung

Veintinueve escenas para una novela sobre la inercia y el olvido Editorial Catalejo, Miami, 2001.

 

ETDLV en Facebook