• Registrarse
  • Iniciar sesión

Presos españoles en Cuba: denuncia y testimonio

28 Comentarios Icono de del.icio.us Icono de Digg Icono de Technorati Yahoo Icono de Meneame Icono de Wikio Icono de FaceBook Enviar Imprimir

Del drama del presidio político cubano leemos con frecuencia mucho, muchísimo, más escasa de la que quisiéramos, pero nos llegan testimonios. También, aunque en menor medida, y las más de las veces gracias a los presos políticos, recibimos informaciones acerca de la situación de la población penal en la isla y las penosas y humillantes condiciones que padecen los reclusos.

Mucho menos frecuentes son los testimonios acerca de los presos extranjeros en la isla. Se trata de un número marginal de reclusos si se lo compara con la enorme población penal de Cuba. Según datos de la Dirección General de Asuntos y Asistencia Consulares del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación de España fechados en marzo de 2009 hay nueve presos españoles en Cuba de los que siete cumplen condenas por tráfico de estupefacientes.

Pero las condiciones de sus procesos judiciales y las penas a que son condenados no constituyen una excepción a la injusticia que espera a todo aquel que comparezca ante un tribunal cubano. Sus condiciones de vida en la cárcel, aún cuando muy notablemente superiores a las de los reclusos cubanos ―los presos españoles, por ejemplo, reciben para su manutención 100 CUC mensuales que les abona el Consulado de España― distan de ser ideales.

En los últimos días he estado en contacto con la sobrina de uno de esos presos españoles en Cuba. También con uno de los presos que consiguió ser devuelto a España antes del cumplimiento íntegro de su condena.

El recluso es Juan Miguel Vives Cutillas, quien, me escribe su sobrina «viajó a Cuba por un negocio, iba con un compañero que llevaba 4 gramos de hachís (para su consumo propio) y fueron detenidos; mi tío no llevaba en posesión nada, sin embargo lo encerraron allí en la cárcel y lleva ya casi 2 años y el juicio salió en julio y lo han condenado a 18 años». En La Unidad Militar «La Condesa», donde cumple condena Vives Cutillas hay otros seis españoles.

Continúa A.: «el trato que reciben es penoso, es un maltrato físico y psicológico constante el que sufren los presos», «ni tan siquiera existe medicación, ni asistencia médica y apenas tienen comida; y la que tienen se la tienen que pagar ellos (como todo lo que allí les suministran)», «él está muy enfermo y todavía no se le ha tratado y sinceramente, dudo que se le vaya a tratar, ya que lo ha denunciado varias veces y han hecho la vista gorda».

¿Cómo le cae a uno una condena de dieciocho años de cárcel por tráfico de drogas si de veras no le encontraron nada punible en su equipaje?, se preguntará el lector incauto.

La respuesta es la misma que conocemos de tantos procesos judiciales en la Cuba de los hermanos Castro: «el día 24 de abril de 2009 recibimos una carta de mi tío diciéndonos que había sido la vista y le piden 18 años de prisión, cambiando sus testificaciones e implicándole, cuando él en el momento de la detención no tenía nada… Ni tan siquiera llegó a ver a su abogado, lo conoció cinco minutos antes del juicio… ¿Cómo te va a defender un abogado que tan sólo conoce tu nombre?»

«He estado leyendo», me dice A. por fin, «tu informe sobre Moratinos. Sobre él quiero decir que tiene conocimiento de todo esto, haciendo caso omiso».

De las condiciones que padecen los presos españoles en Cuba sabe mucho otro español, Jesús Vivas, quien fue condenado a 20 años de cárcel por tráfico de drogas en circunstancias similares a las descritas. Vivas, quien nunca dejó de protestar porque las autoridades carcelarias fueran sordas a sus problemas de salud, fue puesto en libertad después de tres años de reclusión. Hace un rato me leía al teléfono el Artículo Nº 1 de la Constitución de la República de Cuba que considera uno de los textos satíricos más hilarantes de la historia de la literatura política.

Vivas, quien conoció varias prisiones cubanas antes de acabar cumpliendo pena en la Unidad Militar "La Condesa", ha escrito un testimonio de su paso por allá que quiso compartir con los lectores de El Tono de la Voz, cortesía que le agradezco.

Ojalá sirva la lectura de su texto para ayudar a la liberación de presos como Juan Miguel Vives Cutillas.

Ojalá sirva también para que esa ventana abierta al drama del presidio cubano que padecen unos pocos ciudadanos españoles ayude a visibilizar la farsa del sistema judicial castrista que manda a la cárcel a tantos cubanos desprovistos de un juicio con garantías procesales.

Vivirlo para creerlo

Por Jesús Vivas (ex preso español en Cuba)

UNIDAD MILITAR “LA CONDESA”

Prisión para extranjeros

Ctra. Rio Seco, Km. 1,5

Güines

Provincia Habana

CUBA

Perdida entre campos de caña de azúcar, a unos setenta kilómetros de La Habana se encuentra la Unidad Militar La Condesa. Eran las instalaciones penitenciarias de un batallón de castigo para policías y militares, reconvertido el 11 de junio de 1997, en la prisión para extranjeros “La Condesa”, donde permanecen privados de los derechos más elementales unos 180 extranjeros, muchos culpables y no pocos inocentes de unas 40 nacionalidades, donde están recluidos en tres barracas de cemento condenados a largas condenas de prisión y sometidos a un proceso ordenado, sistemático y creciente de privación de todos los derechos de un ser humano, lo que produce graves problemas físicos y psíquicos.

En esta prisión se encuentran recluidos cinco españoles, pasando por una cuando poco, terrible experiencia. La siguiente exposición es para que nuestros compatriotas sepan cuáles son las condiciones con que los trata la “Justicia Cubana”, y como los tratan en la prisión, pues culpables o no, lo peor de este mundo es la desinformación, el desconocimiento, de lo cual al pueblo cubano le dan un hartón todos los días. Y cuando te enteras que en este país se aplica, aunque en teoría esta derogada, algo llamado “Convicción Moral”, con la cual la presunción de culpabilidad se convierte en condena, y en Cuba, los juicios dan como resultado un 99% de culpables. En esta prisión en los últimos cinco años, todos los juzgados han sido condenados, si exceptuamos el caso de un americano por cheques falsos, que los pagó y se fue, y el de un italiano que le encontraron más de 250 gramos de cocaína en el estómago, pero lo soltaron al cabo de dos o tres meses diciendo que eran para el consumo. Curiosamente su madre estaba bien situada políticamente en Italia, porque ¿250 gramos de cocaína son para consumo? Y un español de 18 años condenado a 10 años por 3 gramos de hachís, otro español condenado a 18 años sin encontrarle droga, otro español…

Esta es la realidad penal: Cuba es un país con unos 12.000.000 de habitantes y alrededor de 350.000 presos, un 3 % de su población; España es un país con unos 45 millones de habitantes y alrededor de 60.000 presos, un 0,13 %. Para llegar a la cifra de Cuba, en España la población penal debería ser de 1.350.000 presos. O Cuba es un país de delincuentes o en España somos unos santos. ¿O será que falla la justicia en Cuba? Ni Cuba es un país de delincuentes, ni en España somos unos santos, así que está clara la repuesta: falla la justicia.

El preso extranjero en Cuba no está destinado a su rehabilitación. El extranjero capturado se convierte en una pieza de cambio que se negocia con el resto de países, pues los acuerdos de repatriación, la parte de pena que se cumple del total, las expulsiones del país dependen de las relaciones políticas de la República de Cuba con el país del preso.

De manera que la justicia es solo el conveniente y flexible disfraz de un sistema de gobierno, que convierte:

- a “las mulas” transportadoras de estupefacientes, en grandes traficantes internacionales.

- a incautos turistas consumidores, en rimbombantes narcotraficantes internacionales.

- a scouts de baseball, en tenebrosos agentes de la CIA.

- a honestos inversionistas que reclaman adeudos muy atrasados en mafiosos internacionales

- a humildes pescadores en potentados del tráfico de personas.

Porque los verdaderos pesos pesados de esos delitos, los verdaderos narcotraficantes internacionales, los verdaderos mafiosos del tráfico humano, los grandes criminales o no están en Cuba, o si fueron apresados, también fueron convenientemente liberados, solo Dios sabe a cambio de qué, de manera que ninguno estuvo más de uno o dos años preso en Cuba.

Pero la propaganda oficial necesita pregonar a los cuatro vientos cuán exitosos son sus planes de lucha contra el “crimen internacional”, intentando limpiar su presunta imagen de país puente para el tráfico internacional de drogas, paraíso sexual, de gente que quiere huir en pateras…

Desde el momento de su detención el individuo no tiene ningún derecho. El recluso extranjero permanece en total ignorancia o alcanza a percibir una muy parcial y mutilada información, que a la postre consigue el mismo fin. Ignorancia que se convierte en un estado permanente de indefensión frente al poder judicial y penitenciario, a esto colaboran las únicas cuatro fuentes de información a las que puede acceder:

a) Bufete Internacional de Abogados. Inaccesible a la casi totalidad de los detenidos por sus prohibitivas tarifas, porque obtener representación legal cuesta 6000 $ USA ó 5000 CUC (pesos cubanos convertibles), lo cual es algo inabordable para personas y familia que en su inmensa mayoría son pobres o de clase media baja. Por otro lado la capacidad de los que brindan estos servicios es cuando menos cuestionable, pues trabajan para una agencia gubernamental.

b) Abogados de Oficio. A los que el detenido no accede sino hasta cinco o diez minutos antes del juicio y que mal puede garantizarle sus derechos, mucho menos informarle, y que por su condición de Abogado de Estado, es aun más susceptible a la influencia oficial.

c) Autoridades penitenciarias. Nunca dan por escrito la información, apenas verbalmente y de manera incompleta y tergiversada. Ni siquiera se las facilitan a las autoridades consulares. Publican algunos elementos de un supuesto Reglamento Penitenciario, que ningún preso ha visto, ni mucho menos leído nunca. Los tales elementos son cuidadosamente escogidos por la autoridad penal.

d) Fiscalía C.L.E.P. (Control para la Legalidad en los Establecimientos Penitenciarios). Siendo la responsable de supervisar el cumplimiento de la legalidad en los establecimientos penitenciarios cubanos, tampoco ofrece información veraz y oportuna, sino que en general tergiversan, ocultan, callan, entresacan la información. En noviembre de dos mil seis, un especialista de esa entidad dio a conocer la existencia de unas “Normas para el Trabajo con Extranjeros”, pero en concordancia con la práctica, solo ofreció algunos artículos escogidos y el resto de la información permanecía oculta, como es típico allá. Solo hasta fines del dos mil ocho pudieron conocer los prisioneros de “La Condesa”, por ejemplo, las Reglas Mínimas para el Tratamiento de los Reclusos de la ONU., gracias al Consulado de España.

El tratamiento abiertamente discriminatorio del preso extranjero en Cuba está previsto y sancionado en el Código Penal cubano, que en su artículo 295.1 sanciona a todo aquel que discrimine a otra persona o promueva la discriminación para impedirle por motivos de origen nacional el ejercicio o disfrute de los derechos de igualdad establecidos en la Constitución.

Elche, 09 de Octubre de 2009

La imagen corresponde a la Unidad Militar "La Condesa" y es cortesía de Jesús Vivas.



28 Comentarios



Página 1 de 6

28 por El anticomunista (Usuario no autenticado) 13/11/2009 10:39

Anti inmoralidad es la suyaLengua fuera, si,si, esos son unos HIJOS DE PUTA DE SUS MADRESLengua fueraque cada vez que los cojen , se acuerdan que en cuba hay dictadura , despues que la negaron, con sus intrinseca imbidia a los americanos, y su rachissmoSelladocochino chispano, que sepudran a tomar por culo epangoles de mierdasRisa

27 por Anti inmoralidad (Usuario no autenticado) 13/11/2009 9:07

Pensaba que había un poco más de humanidad aquí, veo que no.....

¿Alguno se ha puesto en el pellejo de esas personas? Hoy en día cualquiera podría caer en las redes de algún país con una cultura poco ética e inmoral, como lo es Cuba, o cualquier otra....

26 por El anticomunista (Usuario no autenticado) 10/11/2009 16:33

Con migo, esos hijos de pucha, si ,si, puta de espangoles , pues Dinero bocaquese pudran que despues que vacilaron se singaron a todos los ninos y ninas menores de edad, negaron la dictadura, justificaron los crimenes y el rachismo, cuando los cojen con la mano en la masa , ah,ah,ah,Inocentedicen que cuba es una dictadura y qué sufrieronSorprendidoNOOOOOOOOO, medigan hijos de PUTAS de mierdaLengua fueraque se pudran que lo merezen, hijos de puchus , mierda dije putaSellado

25 por Exiliado vasco (Usuario no autenticado) 04/11/2009 23:58

A quien quiera entender que entienda. La xenofobia anida en los que se criaron en una dictadura.

"Desmitificar el exilio: la falta de grandeza, sí. (....) durante estos dos últimos años me he preguntado(...) como pude aguantar allí tanto cuando (...) "la vida está en otra parte", cómo pude aplazar tanto la inenarrable felicidad de pasear sin ser reconocido por los nacionalistas y sus miradas de odio y de recochineo, la felicidad de no verles, de no leer la prensa vasca ni de ver la TV vasca (..) ni de saber la última estupidez de Ibarretxe o de Arzalluz o de Urkullu; la felicidad de no ver manifiestaciones de los familiares de los presos de ETA, ni pintadas ni contenedores quemados, de pasear sin escolta..." Iñaki Ezkerra, "Exiliados en Democracia", 2009.

Gracias, Ferrer.

24 por J. Campos 04/11/2009 19:07

23 comentarios hasta ahora y no hay uno solo al que se le pueda ver la cara. A veces pienso a donde llegará la tolerancia de Ferrer con la manada cubiche.

Porque la verdá es que le ronca los c... que Jorge se quite el tiempo libre para escarbar la información para este post, información de primera mano y excelente que, por cierto, no nos llegaría de ninguna otra manera, y que lo único que aparezca en los comentarios es esta andanada de sandeces intolerantes, subnormales y de tan pésimo gusto que no sé cómo hay software que lo aguanta.

La cremé de la cremé cubiche asoma aquí mostrando dientes, orejas peludas y putrefacciones mentales que muestran cuánto se merece nuestro pueblo las desgracias que todavía tiene por delante.

50 años de sistemática machacadera castrista han dado estos frutos. No digo yo cómo les va a importar si ahora mismo la casa de Vladimiro Roca está bajo asedio de la manada castrista, ó si el Dr Darsi Ferrer está muerto en vida. Es el mismo espectáculo de hace 2000 años, pero ahora en el Caribe: Nos pasamos la vida esperando por los "líderes" que vengan a rescatarnos de nuestras miserias (mentales y espirituales) y cuando los tenemos ante nuestros ojos, los negamos, ingnoramos, abandonamos, vendemos y/o traicionamos. Nos sentamos como buenas fieras humanas en los cojines del Coliseo Romano del castrismo, y nos deleitamos con el circo que éste nos brinda, mientras nos llenamos la panza de pan y vino.

Puargh...!!


Página 1 de 6









Buscar en este blog

Sobre este blog

Política, literatura, medios

Sindicación

Agregador para sindicación en XML

Autor: Jorge Ferrer

Jorge Ferrer. Foto © Laura Ceccacci

Jorge Ferrer. Escritor y traductor. Escribe desde Barcelona, España.

Foto: © Laura Ceccacci

Contacto: eltonodelavoz@gmail.com

 

Donaciones

Enlaces Patrocinados

Advertise here / Anúnciese aquí


Archivo

Calendario

lunmarmiéjueviesábdom
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   

Libros

Tristán de Jesús Medina

Tristán de Jesús Medina

Retrato de apóstata con fondo canónico. Artículos, ensayos, un sermón. Selección y prólogo de Jorge Ferrer. Editorial Colibrí, Madrid, 2004.

 
Cubierta Minimal Bildung

Minimal Bildung

Veintinueve escenas para una novela sobre la inercia y el olvido Editorial Catalejo, Miami, 2001.

 

ETDLV en Facebook