Otra aventura cubana en Venezuela, arte y bandera de por medio

- 18/11/14
Categoría: Arte
Imprimir Imprimir


Jesús Hernández-Güero (aka Hdez-Güero) me da aviso de las incidencias de una instalación que montó en Caracas en el “Salón Banesco Jóvenes con FIA / XVII Edición – 2014” y quiere compartir con los lectores de este blog. Un caso de censura de manual. O, aquí más pertinente, de bandera.

Hdez-Güero es un artista cubano residente en Venezuela. Es egresado de San Alejandro y el Instituto Superior de Arte. Se formó también en el Taller Arte de Conducta de Tania Bruguera. Ahora no recuerdo cómo fue a parar a Caracas, ni viene al caso, pero me interesa desde hace tiempo lo que está moviendo por allá.

La instalación que gustó a los organizadores de la muestra, disgustó después a eso que llamamos público y lo disgustó tanto que la obra acabó mostrándose desnaturalizada, se titula «Tener la culpa» y opera con uno de esos símbolos que hacen babear a los patriotas: la bandera. La bandera nacional venezolana, ahora.

Estas son las señas de la instalación: TENER LA CULPA, 2013-14. Instalación / Bandera venezolana (150 x 90 cm), asta de bandera en hierro negro, cordel y base de concreto. 200 x 500 x 100 cm- Caracas, 2013-14

Y estas la propuesta, su (ay, efímera) realización primera y su avatar definitivo, des-banderado:

Hdez-Güero ha escrito una crónica del suceso que no vale la pena les glose. Véanla en su site personal, airados tweets patriotas incluidos.

© www.eltonodelavoz.com

Va de nyamnyam, o ñamñam

- 16/10/14
Categoría: Agua corriente, Arte, Cocina
Imprimir Imprimir


Hoy me fui a comer, bien acompañado de Marc Caellas, al espacio Apocapoc (“green epicurean co-working since 2013”), esto es en el Born tocando ya el peculiar y breve Chinatown de las calles Sant Pere y Trafalgar. Allí se ha instalado en status de residente NyamNyam con el proyecto Cocina Negra. Concretamente, como su onomatopéyico nombre sugiere, se ha instalado en los fogones. Eso cada jueves. Y eso parece una suerte.

Esa Cocina Negra me lució, y así se define, asunto de work-in-progress. O cook-in-progress, más bien. La experiencia en Apocapoc podrá acabar tomando el camino de una pieza teatral –escénica, dicen–, o no. Pero, oigan, qué se yo, si yo fui a comer. Y ya saben que yo soy de comer. Aunque quien me sirva sea muy de Michael Pollan y hasta me deje un libro suyo en la mesa.

Dice NyamNyam que lo suyo son «creaciones comestibles de producto ecológico y platos con poca cocción para mantener al máximos las cualidades nutricionales de los ingredientes. Comida efímera e inmediata… en plan site specific». Es exactamente el tipo de retórica que a mí me suele quitar el hambre, y en días nublados hasta el sueño, pero uno tiene sus horas y su ñamñam.

Cada jueves Iñaki Álvarez cocina un menú distinto que consiste en un plat du jour, un postre y un zumo.

El plato de hoy reunía polenta de verduras gratinada con queso, ensalada de col con manzana y membrillo, calabaza con jengibre y hummus de garbanzos con cúrcuma. El postre fue un pastel de chocolate y algarrobo. El zumo era de manzana, remolacha y jengibre. Zumo de esos prensados en frío, ese cold pressing que anda por ahí.

Nada de carne, eso sí. Eso no. Pero Apocapoc es sitio donde además de ideas se mueven carnes apetitosas. Si se sientan buscando un buen ángulo con la escalera las verán. E intuirán las ideas.

Lléguense por ahí, oigan. Todavía Barcelona y los barceloneses tienen cosas que ofrecer, aunque lleguen tantas señales de que hemos muerto.

La dirección en el enlace a Apocapoc.
NyamNyam en su perfil de Facebook.
Los precios:
€7.50 el plat du jour
€3.50 el postre
€3 el zumo
Todo junto por €12

© www.eltonodelavoz.com

Fiesta de disfraces en Punto Cero

- 28/08/14
Categoría: Agua corriente, Castro & Family
Imprimir Imprimir


¡Ah, deliciosa esta fotografía de Fidel Castro con el niño que jura idolatrarlo! Otro niño, que ya eliancito (se nos) creció. Otro pequeño idólatra a los pies del gran ególatra.

Este de ahora, este Marlon Méndez, es una figura muy superior a eliancito en la Commedia dell’arte cubana: ¡Este es un imitador! ¡Un pequeño travesti!

Alguien dio con este niño que tiene en su casa iconostasio con un Fidel recortado a la manera de las cuquitas y se dijo que a la oportunidad la pintan calva. Cabe imaginar las largas horas de pesquisas en torno al niño y sus ancestros hasta, más o menos, los vecinos de Silvestre de Balboa. La DSE rebuscando hasta en el blúmer de su abuela. Asegurándose de que no hubieran gusanos en el perímetro del elástico de la, seguramente ajada, pieza de ropa interior. Buscando en ella con lupa cualquier traza del ¡Ño, que barato!, el arma secreta del ejército rebelde de Hialeah.

Limpios todos, se procedió a invitarlos a Punto Cero. A despecho de Dalia, que desprecia tanto a los cubanos del montón, a todos los cubanos, como Marco Rubio.

Y el resultado es esta fotografía espléndida, entre otras de menor enjundia. ¡Mírenla bien! ¡Admírenla en todo su cándido esplendor!

¡La eternidad de la revolución expuesta en torno a las rueditas que sostienen al dictador! (Ya me ocupé antes de esta cosa rodada.) LQQD porque Un niño bobo regalaba al zombie de Punto Cero el Taj Mahal del continuismo. Eterna la revolución, porque reencarnada en pionerito groupie.

Un niño travestido en Comandante, estrellita en la gorra y un «¡Pa’lo’que’sea’fidel’pa’lo’que’sea!» –el niño que no conoció Birán pero sí los miles de actos «matutinos» en todos los colegios de la Cuba revolucionada–, y un Comandante travestido a su vez en atleta retirado.

Ay, si al final a Fidel se lo deberemos todo. La última excepcionalidad, la miseria, el hambre, el exilio. ¡Y ahora también, y por fin, la risa de esta fiesta de disfraces!

En esa Cuba que sigue derrotero incierto donde dirá este Marloncito, los pies firmes, el gesto adusto/adulto: «¡Pioneros por el comunismo, ¿seremos como el qué?!»

© www.eltonodelavoz.com

Otra (distópica) Habana posible

- 18/08/14
Categoría: Arte, Cine, Poscastrismo, Poscomunismo
Imprimir Imprimir


 

 

Vi anoche Habana (22’, 2014), el cortometraje de Edouard Salier producido por Autour de Minuit, Francia. Esta mañana lo volví a ver. Un par de veces más, como hipnotizado.

Es cosa muy notable, oigan. Sobresaliente.

Ningún director abordó jamás una Cuba distópica (o cacotópica) con estos arrestos, si alguno. ¡Y fíjate que convertir la utopía en distopía cabal iba a colocar a cualquiera, y a los espectadores, ante feliz borboteo de vasos comunicantes!

Contábamos con buenos catálogos de ruinas y los discursos que las enmarcaban (significativamente, el espléndido documental Arte nuevo de hacer ruinas de los alemanes Florian Borchmeyer y Matthias Hentschler). En fotografía, la colección de ruinas es aún mayor y por lo mismo depreciada por sobreabundancia, con la excepción del inmarcesible libro de Robert Polidori Havana (Steidl, 2008).

Pero lo que se ha atrevido a hacer(nos) Edouard Salier es una empresa que rebasa la exposición de las ruinas de hoy, porque les suma las de un mañana que podrá habitar la utopía fracasada, unas breves pinceladas de la distopía que podemos cargar en nuestros genes: el Capitolio con la cúpula desfondada por caricia de misiles, el puente que uniría La Habana y la Florida apenas levantado a trozos, la ciudad desconectada del mar por un Malecón desierto y sembrado de artefactos frente a un mar lleno de desvencijados pozos de petróleo. Una Habana sobrevolada por sofisticados helicópteros y transitada por futuristas carros de combate. Y una rebelión inminente contra el invasor por medio de un arma secreta, una bestia mutante, criada en los solares…

‘La permanencia del solar’ habría sido otro título posible para este corto espléndido, cuyo metraje acalla mis peros, que los hay, con la insolencia de dibujarnos otro futuro desde el ahora cubano, putero, violento, desasosegado y rabiosamente adhocista.

Y no digo más que ya resbalo por la pista de hielo en la que es lícito lapidar a los spoilers.

El cortometraje Habana de Edouard Salier está ya disponible en Canal+ en España y Francia y recorre con intensidad el circuito de festivales donde, lo adivino, será muy premiado.

UPDATE:

Digital District, empresa encargada de los efectos especiales en el cortometraje Habana, comparte unas imágenes del notable trabajo que hizo sobre el metraje rodado en La Habana.

Imagen de previsualización de YouTube
© www.eltonodelavoz.com

(Audio): Sobre Rusia y la prohibición de importar alimentos desde Europa, EE.UU.

- 08/08/14
Categoría: Actualidad, El Timbre de la Voz, Rusia
Imprimir Imprimir


Anoche intervine en el programa ‘Las noticias como son’, de Radio Martí, a propósito del embargo de Rusia a la importación de alimentos desde la Unión Europea, los Estados Unidos y otros países que han adoptado sanciones a Rusia como represalia por la absorción de Crimea y la situación en el Este de Ucrania.

© www.eltonodelavoz.com

Una luz por los míos

- 13/07/14
Categoría: Uncategorized
Imprimir Imprimir


Acción en memoria de las víctimas de la masacre del buque remolcador ’13 de marzo’, de la que hoy se cumplen 20 años. Cuarenta y un cubanos que buscaban la libertad fueron asesinados aquel día por el régimen de La Habana. Diez de ellos eran niños.

En Gràcia, Barcelona, no los olvidamos, como tampoco perdonamos.

© www.eltonodelavoz.com