Lissette Bustamante ya viaja a Cuba

- 25/04/12
Categoría: Actualidad, Agua corriente, Exilio
Imprimir Imprimir


El pasado sábado publiqué aquí la noticia de que a Lissette Bustamante, periodista cubana exiliada, le impidieron viajar a Cuba. La prohibición, después de cuatro viajes a La Habana, la encontró en el aeropuerto de Miami cuando se disponía a abordar un avión a Cuba.

El asunto importaba también, importaba sobre todo, porque Bustamante viajaba a visitar a su madre enferma. Entonces publiqué los partes médicos que daban fe del calamitoso estado de salud de su madre.

Bustamante me avisa ahora de que la prohibición acaba de ser revocada y viajará en las próximas horas.

Más allá de lo que yo crea sobre tales gestiones y la valoración que haga de sus resultados, me felicito de que esta mujer cubana pueda viajar a reencontrarse con su madre enferma. Y agradezo a los lectores de ETDLV por la extraordinaria difusión que dieron a ese post en las redes sociales.

Lissette Bustamante envía esta nota para los lectores de ETDLV, mientras hace la maleta y corre a la farmacia a comprar las medicinas que pecisa su madre:

En los momentos dolorosos de la vida es cuando más necesitamos apoyo y comprensión. Después de nueve días de múltiples gestiones con las autoridades cubanas llegó la llamada que decía: “Ya está resuelto”. En este éxito están implicadas muchas personas; desde personalidades de la Cultura cubana, el equipo médico que atiende a mi madre en el hospital, funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores, ejecutivos de las líneas aéreas de vuelos charters a Cuba hasta el apuro y la angustia de mi hija que ha tenido el apoyo de su hermano por parte de padre y su familia. Todas estas gestiones permitieron que en breve pueda viajar a La Habana para estar junto a mi madre y atenderla en estos momentos tan difíciles.

Mi madre está estable, aunque la presión arterial sube y baja, siendo difícil controlarla. Continúa en terapia y los médicos que la atienden, así como las enfermeras ofrecen su mejor atención. La etapa que estamos viviendo es muy dura, sé que otros muchos la han pasado y que otros tantos miles no han podido llegar a dar el último abrazo…

En esta oportunidad tengo la bendición de poder hacerlo y entre mis agradecimientos están todas aquellas personas que, de una forma u otra y, a pesar de la distancia, han estado a mi lado con sus opiniones y plegarias. Estos nueve días hubiesen sido mucho más difícil si no hubiera tenido el apoyo incondicional que ustedes me brindaron. Es por ello que de corazón hoy quiero darles las gracias de todo corazón. No hay nada en el mundo que pueda pagar o retribuir lo que han hecho. Pido al Señor, para el que nada es imposible, les devuelva en dones y bendiciones, lo que han hecho por mí. Los milagros existen.

Con sincero afecto,

Lissette Bustamante

© www.eltonodelavoz.com

(En directo): Visita de Benedicto XVI a Cuba

- 26/03/12
Categoría: Actualidad
Imprimir Imprimir


Haz click para acceder al contenido

© www.eltonodelavoz.com

¿Qué fin espera a Fidel Castro?

- 20/10/11
Categoría: Actualidad, Castro & Family
Imprimir Imprimir


Esta tarde comiendo en un restaurante cubano de Barcelona.

Los camareros, dos, cubanos, jóvenes, acodados a la barra. Uno repasaba las noticias en el teléfono. De repente le dice a su compañera:

—Mataron a Gaddafi.

—¿A quién?

—A Gaddafi.

—¿Y ese quién es?

—El de Libia.

—¿A mí qué me importa eso?

El otro se encoge de hombros.

—¿Pero no te alegras ni un poquito? —le pregunto sonriendo desde mi mesa, donde seguíamos la noticia embarrando Twitter de aguacate y codillo.

—Si no me importa lo que le pasa a Fidel, me va a importar a mí un tipo que ni sé quién es —me dice.

Se me ocurre que es una suerte de explicación para que sobreviva uno de los dos que aparecen en esta foto (el segundo acabó así):

Y otro, el mismo, de esta otra (el segundo acabó hoy así):

Para que hoy sea un anciano que ve pasar la gloria del mundo, mientras se regodea en la suya mirándonos, por ejemplo, así.

Pregunto:

¿Cómo prefieres que acabe Fidel Castro?

View Results

Cargando ... Cargando ...
© www.eltonodelavoz.com

Superman no mató a Osama bin Laden

- 03/05/11
Categoría: Actualidad, Media | Etiquetas:
Imprimir Imprimir


Mientras los periódicos proclamaban urbi et orbi que Superman renuncia a la ciudadanía norteamericana, una veintena de SEALs se aprestaban a descerrajarle un tiro en la jeta a Osama bin Laden. En Pakistán, nada menos.

¡Oh, cuánto se solazaron con que si el de la criptonita abandonaba a los EE.UU. a su suerte! ¡Cuánta gracia les hacía! ¡Cuánto bulló el antiamericanismo más primario en 24 horas de prensa barata!

El mundo no es hoy más seguro, ni están más limpios el aire o los mares —lo último es manifiestamente obvio.

Todo es mucho más simple: los Estados Unidos se ocuparon de hacer el trabajo debido. (¡Vaya sorpresa!) El de cobrarse la muerte de miles de hombres y mujeres en la persona de quien los mandó a matar en nombre del odio a lo que representan nuestros valores —tan amplios ellos, que no difusos, que incluyen la capacidad de cuestionarlos y hasta la magia de volverlos al revés.

¿Qué rayos importa, pues, que a dibujante y empresa que distribuye comics se les ocurriera dar de baja a Superman para amasar otro puñadito de dólares a cuenta del antiamericanismo? ¿Qué coño importa, pues, que ya no contemos, ay, con el favor y el sabor de la criptonita?

Una buena hamburguesa, un vaso de Coca Cola y el convencimiento de que cumplir con el deber para con los vivos y los muertos es un oficio. A mí me basta con eso, como bastó para liquidar a psicópata hijo de puta.

Y Superman, dicho sea de paso, jamás me hizo ni puñetera gracia.

© www.eltonodelavoz.com

Dictadores, frágiles animalitos…

- 12/04/11
Categoría: Actualidad | Etiquetas:
Imprimir Imprimir


Oh, delicias que se me deshacen en la lengua de la retina…

Laurent Gbagbo, su corpulencia que guapeaba hasta hace unas horas… ¡Cómo reía ante las cámaras el hijoputa! ¡Cómo se ufanaba vestido con los yo controlo y los yo soy quien manda aquí! Dos trajes hechos a medida del déspota por legión de salvajes sastrecillos que reciben buena paga y codician otra aún mayor…

Y esta tarde de repente, ay, Laurent Gbagbo se convierte en un tipo con camisa abierta y camiseta sudada que intenta aprender a sonreír ante las lentes que registran su derrota.

Una cosa es derribar una estatua y otra bien distinta cogerlos así desaliñados, confusos, ensayando nuevas caras.

Abandonadas las vestiduras del despotismo en favor, nada favorecedor, de esta suerte de uniforme del malogrado. Como un tipo que despierta en habitación de hotel que no ha pagado y de la que vienen a desalojarlo.

¡Y con el miedo de que el teleobjetivo de las cámaras dé pronto paso a los cañones de esos fusiles automáticos tan condenadamente precisos! ¡Tan endiabladamente bocones y a quién importa a esta hora si también justicieros! Porque, bien pensado, si lo hiciera alguien, de este Gbagbo se podría decir alfa u omega y valdrían las tres. Y ninguna es letra que sirva al alfabeto de África. Menos a su analfabeto.

Pero la seducción, oigan. Qué vuelva Baudrillard a explicarnos lo que nos sirven los camareros sobre la mesa de Youtube.

¡Click! ¡Pum!

© www.eltonodelavoz.com

(Textual): El ocaso de un dictador

- 07/04/11
Categoría: Actualidad | Etiquetas:
Imprimir Imprimir


Aun cuando ETDLV no suele servir de asiento a cartas, documentos y demás textos salidos de otras plumas, la última epístola enviada por Muammar Al-Gaddafi al presidente de los EE.UU., me da que merece un espacio aquí.

En pocas ocasiones el delirio de un dictador y “líder de la Revolución” ha alcanzado cotas más altas que en estas patéticas líneas. En contadas ocasiones podemos asistir en directo al ocaso escriturado de una satrapía. O mejor, a su momento culminante en clave textual.

Con las “reflexiones” de Castro I vivimos momento parejo, pero espaciado, renqueante, de ida y vuelta, a la vez que de vuelta y vuelta.

El dictador libio, en cambio, nos ofrece el ocaso en clave burlesca, porque epitoménica.

¡Gocen!

Our son, Excellency,

President Obama

U.S.A

We have been hurt more morally that physically because of what had happened against us in both deeds and words by you. Despite all this you will always remain our son whatever happened. We still pray that you continue to be president of the U.S.A. We Endeavour and hope that you will gain victory in the new election campaigne. You are a man who has enough courage to annul a wrong and mistaken action. I am sure that you are able to shoulder the responsibility for that. Enough evidence is available, Bearing in mind that you are the president of the strongest power in the world nowadays, and since Nato is waging an unjust war against a small people of a developing country. This country had already been subjected to embargo and sanctions, furthermore it also suffered a direct military armed aggression during Reagan’s time. This country is Libya. Hence, to serving world peace … Friendship between our peoples … and for the sake of economic, and security cooperation against terror, you are in a position to keep Nato off the Libyan affair for good.

As you know too well democracy and building of civil society cannot be achieved by means of missiles and aircraft, or by backing armed member of AlQuaeda in Benghazi.

You — yourself — said on many occasions, one of them in the UN General Assembly, I was witness to that personally, that America is not responsible for the security of other peoples. That America helps only. This is the right logic.

Our dear son, Excellency, Baraka Hussein Abu oumama, your intervention is the name of the U.S.A. is a must, so that Nato would withdraw finally from the Libyan affair. Libya should be left to Libyans within the African union frame. The problem now stands as follows:-

1. There is Nato intervention politically as well as military.

2. Terror conducted by AlQaueda gangs that have been armed in some cities, and by force refused to allow people to go back to their normal life, and carry on with exercising their social people’s power as usual.

Mu’aumer Qaddaffi

Leader of the Revolution

Tripoli 5.4.2011

Via The Lede

© www.eltonodelavoz.com