La naturaleza de una Annia

- 24/04/14
Categoría: Agua corriente
Imprimir Imprimir


Leo que una Ania Linares -o Annia Linares, que se dobla la ene en el nombre y no en el apellido con la de estornudos y fados que provocaría un Linnares– va a programa de televisión en Miami a explicar lo que le sucedió en Facebook porque si quería ir a la isla de Cuba: que si la habían invitado al Karl Marx, que si se lo lloraban, que si se lo pensaba, que si pedía opinión a sus fans, que si no, que si de eso nada, que si qué sé yo… Léanlo, léannlo.

No vi lo que le dijo a la cámara, que tampoco es que uno pueda estar mirando todo lo que cualquier mamífero diga con jeta que busca lente, y sobre todo si no lo trae NatGeo Wild que es buen filtro.

Pero leo lo que trae Diario de Cuba, glosándola, glosánndola:

“Lo que pasa es que a veces cuando uno escribe se cree que pone letras, y no. Además yo escribo muy rápido en la computadora y posiblemente se me haya ido una palabra, la cual no fue bien colocada y por eso se formó todo este lío”, justificó.
“Me faltó poner ‘Yo no vuelvo a Cuba’”, dijo en A Fondo.
La cantante aseguró que la llaman “todos los años y cada cinco minutos” para que se presente en la Isla.
“Ha venido gente a mi casa a hablarme, se han aparecido en los espectáculos donde yo estoy”, agregó, y dijo que la ha visitado hasta el director del Karl Marx.
“Ya me tienen cansada y dije ‘ay, Dios mío, si yo pusiera esto en Facebook qué pasaría (…) No me imaginé” la polémica, afirmó.

Podríamos preguntarnos por este asunto, porque sea noticia este asunto. Pero antes yo hago otra pregunta y me da que se la debieron hacer quienes nos regalan estas inanidades, innanidades, innaialinares.

A saber: ¡Oh, siglo XXI en tu segunda década!, te pregunto con total inocencia de recién nacido: ¿Quién pinga es esa Annia Linares?

© www.eltonodelavoz.com

Día del libro (sin excepciones)

- 23/04/14
Categoría: Agua corriente
Imprimir Imprimir


La NASA acaba de hacer pública esta fotografía del planeta Tierra, uno entre millones, donde vivieron William Shakespeare y Miguel de Cervantes, esas dos criaturas que murieron en día como hoy (más o menos) y antes de hacerlo nos dieron casi todo lo que nos interesa compartir, sin contar lo que nos dio antes Homero. (¡Y sin contar las legumbres y la carne, claro!)

¡Feliz Día del Libro!

De contra:

En todo el esplendor que puede regalarles la pantalla véasela, la foto aquí.

© www.eltonodelavoz.com

El de SATS: un buen estado

- 15/04/14
Categoría: Agua corriente, Cambios en Cuba, Exilio, Oposición, Poscastrismo, Transición
Imprimir Imprimir


Cuando publiqué aquí el 15 de noviembre de 2012 una nota titulada ‘Antonio Rodiles: lo que hay en juego’ no podía saber que se iba a convertir en la cuarta entrada más vista, y reproducida, en este blog en todo ese año, como consigné más tarde al ofrecerles ese resumen. Que lo fuera me hizo feliz, porque leí en ese desparrame una señal de que aun habiendo sido derrotados por el castrismo –y no se me hagan los gallitos–, todavía sabemos leer las señales que indican la puerta de salida. La puerta de emergencia.

Era un post que reaccionaba a la carrera a una de las detenciones de Antonio G. Rodiles por la Seguridad del Estado cubana y llamaba a rebotar la denuncia de su arresto tanto como pudieran mis lectores. Y los lectores de otros que fueran también los míos.

Abundé entonces sobre lo que ya había dicho antes más de una vez: que Estado de SATS es la plataforma de oposición al castrismo que me parece la más genuina de cuantas –¡ay, como si fueran tantas!– pueblan –mal que meta aquí verbo con raíz en pueblo– el paisaje de la oposición interna. Un paisaje donde asoma el rostro grotesco de los buscavisas que inundan Youtube con sus performances de camino al principio de la cola de la SINA e ismos varios, el peor de ellos el delirio del protagonismo. El peor después del buscavisismo, esa cifra constante y agobiante y vergonzante.

Mucho se ha hecho mal y más se hace peor desde que los opositores viajan en masa al extranjero y conocen a un ‘exilio profesional’ que les ofrece sus oficios, que son los del dinero para quien garantice el suyo… El exilio de los anticastristas profesionales. Los que viven de los Castro cobrando en dólares y no en CUCs repartidos en La Habana a los esbirros y periesbirros, sean en nómina o pagados a destajo como esa gentuza que abre la boca en los actos de repudio. Que la abre para insultar y para que se la llenen de comida. Comida en cajita de la DSE, carne’e’puerco de usar y tirar, de jamar y cagar y preguntar cuándo es el próximo pogromo.

No repetiré aquí lo que escribí en aquella nota sobre Estado de SATS. Sería parodia y más conveniente es que la repasen. Aquí está.

¿Que a qué esta nota ahora si ya teníamos aquella? Sencillo: he tenido ocasión de compartir con Antonio Rodiles unas cuantas horas en recientes días sucesivos. También de ver ‘Gusano’, el documental producido por Estado de SATS acerca del acto de repudio que sufrieron hace unos meses (se vio aquí entonces), de verlo sentado precisamente junto a Rodiles, de constatar su serenidad, su ausencia de cualquier vedetismo, su certeza de que es posible hacer oposición vertical e inteligente, una oposición firme y eficaz al castrismo. Al castrismo que conocíamos, pero sobre todo, sobre todo también, al castrismo que viene. A la máquina del poscastrismo.

Oigan, nenas, nenes: es bueno que sepan ustedes que hay camino que recorrer, lo que es obvio para todos, y que hay una vía opositora que entusiasma, que es motivo de admiración en teoría y praxis. Y ojalá también de movilización.

Cuando todo está perdido es bueno saber que no lo están todos. Se los dice alguien que dedicó algún tiempo de su vida a vagar por las montañas. A escalarlas con esfuerzo mayúsculo y a volver a casa después, montaña abajo y campo a través.

De contra:

Con Antonio G. Rodiles en Barcelona

© www.eltonodelavoz.com

Gusano, un documental de Estado de Sats

- 31/01/14
Categoría: Agua corriente, Cambios en Cuba
Imprimir Imprimir


Gusano, un documental de Ailer González y Antonio G. Rodiles para Estado de Sats.

Imagen de previsualización de YouTube
© www.eltonodelavoz.com

Mariel, “Paraíso del Norte”

- 29/01/14
Categoría: Agua corriente, Poscastrismo
Imprimir Imprimir


Mariel no se ahorra méritos para justificar el nombre por el que se la conocía antaño, cuando los años cincuenta y los bastante menos de veinte mil muertos: “El Paraíso del Norte”.

Parecía un lugar de veras hermoso aquel Mariel apenas habitado, de cuyo puerto zarpaban cada mañana barcos de recreo que uno imagina cargados de hermosas marielitas.

Aquel “Paraíso del Norte”, como reo de su apodo, sirvió de trampolín a los 125.000 cubanos que consiguieron escapar de una década de los setenta que los había dejado exhaustos y ahorrarse la de los ochenta. De camino al “Paraíso del Norte” partieron desde el “Paraíso el Norte”, como pereginos inmóviles que emprendían un viaje imaginario.

Ahora ese mismo Mariel se nos ha convertido en estandarte de la economía del poscastrismo que propugna Raúl y lo engorda Brasil, lo gestiona una empresa de Singapur y lo miran con codicia quienes buscan habitar muy pronto el fin del embargo. En torno a su puerto crecerá en los próximos años un paisaje de almacenes, oficinas y chalets que se parecerá a cualquier zona urbana de la Florida. “Paraíso del Norte”, por fin.

Hoy Mariel ha vuelto a hacer honor a su impenitente gusto por encarnar símbolos. Inaugurado ayer, su puerto recibió el primer barco. Y el barco venía, cómo no, desde el “Paraíso del Norte” aunque no cargado de aves del paraíso, precisamente.

Eran pollos, que ya se sabe que el embargo hace ya década que excluye la venta de alimentos a la desalimentada Cuba. Dicho a la manera de Pánfilo: “El bloqueo no incluye la jama”.

Pollos desabridos, artificialmente engordados y ferozmente congelados.

¡Ah, Mariel y los símbolos!

© www.eltonodelavoz.com

Fronteras comunistas y transfusiones de sangre

- 16/01/14
Categoría: Agua corriente
Imprimir Imprimir


Una noticia extraordinaria esta. En su esperpento y su dimensión blanda.

Resulta que en tiempos de las «democracias populares» en la Europa del Este, la Cruz Roja de Baviera, en la República Federal de Alemania, compraba sangre extraída al otro lado del Muro de Berlín y de los muros de las cárceles pobladas por la Stasi. Sangre disidente. Servía, la sangre alemana robada, para salvar otras vidas alemanas. Vidas enfrentadas, disparejas; vidas paralelas, aunque opuestas.

Dice la noticia que se vio en tv y yo apenas leo glosada:

«Las donaciones de sangre eran obligatorias. En algunos casos se disfrazaban de análisis médicos a los presos políticos de la Alemania comunista, pero en la mayoría no se les daban explicaciones. El estado de la RDA, sin embargo, utilizaba esa sangre para venderla al exterior y obtener divisas… Uno de los clientes de esta macabra mercancía fue nada menos que la Cruz Roja de Baviera, en la Alemania occidental».

Es asunto al que sacarle más lascas que a pernil de tiranosaurio crecidito sobre sus cuartos traseros. Asunto asqueroso, sí, pero también foco que alumbra. Siempre lo hace la sangre, su luz roja. Y sobre todo la derramada, pero ahora resulta que también la transfundida.

La impermeable frontera que guardaba el Checkpoint Charlie dejaba pasar riachuelo de sangre. Por la puerta, la vena, de atrás. Ahora queda definir si corría esa sangre por vena endotelial o adventicia. Y si era adventicia la cosa. O femoral. ¡Cuán femoral!

Vale la pregunta también para asuntos del diario acontecer cubiche en otra frontera porosa. Esa sociología de la transfusión, glóbulo a glóbulo.

© www.eltonodelavoz.com