“Cuba, Portugal y Holanda”

- 22/02/13
Categoría: Agua corriente, Excepcionalidad
Imprimir Imprimir


A cuatro columnas, nenes, y no fueron todas las cinco porque Rajoy y Bárcenas y esas cosas del montón, aparece C-U-B-A en la primera plana de El Mundo de hoy viernes.

“Cuba, Portugal y Holanda” se lee de corrido. Es titular de entrevista a un mascatrancas secesionista. Un Oriol Junqueras, que es apellido que los que vivimos en esta comarca del mundo asociamos enseguida con putas, perdidos que estamos.

Esto trae el diario:

Ah, Cuba y Holanda; Cuba y Portugal. Fado y bacalao, guaguancó y carne’e'puerco. Colibríes revoloteando entre tulipanes. ¡Felicítense los amigos de la excepcionalidad de esa isla! (La Suiza del Caribe, la Turquía de las Américas, etc., ya saben.)

Y Cuba sin Cuba, porque asoma a esa primera plana en todos los quioscos de hoy con más de un siglo de retraso. Una Cuba que no es Cuba. La Cuba de las news, ya me entienden.

Debemos a este Oriol Junqueras y a El Mundo la Cuba más estrafalaria jamás contada en una portada del año cero y pico del poscastrismo.

© www.eltonodelavoz.com

Cuba también estuvo allí

- 12/02/13
Categoría: Agua corriente, Excepcionalidad
Imprimir Imprimir


Dice L’Osservattore Romano que Benedicto XVI tomó la decisión de renunciar a su mayúsculo ministerio después de su viaje a México y Cuba. Y Cuba, ay, que la hay siempre.

Ya se sabe que la renuncia de un Papa es hecho tan infrecuente como que hace medio milenio más o menos no se veía uno. Y ahí, en esa noticia que-conmociona-al-mundo, se cuela Cuba. Un Papa que se agota en Cuba, dicen. Un Papa de Roma a quien Cuba agota tanto como para que lo mueva a apearse de la silla de Pedro.

Ah, esa Cuba, oigan. ¡Esa Cuba excepcional! ¡Esa excepcionalidad de Cuba! Lo mismo te vigoriza que te hastía esa lengua de tierra: guaguancó y rumba; legrado y suicidio.

Sus papilas como ventosas. ¿Que hay mundo al borde de guerra nuclear? Ahí asoma. ¿Que si Perla y Antemural? Ella la primera y la de más relumbre. ¿Que Primer Territorio Libre, etc.? Dale, Cuba. ¿Que echaron abajo el Muro de Berlín, pero hay país que no conoce el «ya viene llegando»? Ahí está esa Cuba para que nos riamos del pinareño y los todólogos de la cubanología.

Esa Cuba excepcional. No hay tarde que no nos enoje ni fiesta a la que no se apunte. O funeral.

Otra vez, y ya van dos en pocos días: ¡Viva Cuba!

© www.eltonodelavoz.com

Lecciones de la Crisis de los Misiles aka Crisis de Octubre

- 23/10/12
Categoría: Excepcionalidad, Rusia
Imprimir Imprimir


No me he podido sustraer al cincuentenario de la Crisis de los Misiles y menos cuando tenía previsto viajar a Rusia en estas fechas. Por encargo del think tank de estudios políticos rusos PIR-Center, escribí esta nota que se publicó ayer en ruso en la web del centro. Antes de publicada ya había encontrado asiento por vía de citas en el artículo que Vladimir Orlov, director del PIR-Center, escribió para el número de la revista Ogoniok de esta semana, que trae un amplio dossier sobre el mencionado cincuentenario.

Copio abajo el texto original de mi nota.

Sobre el tema “Lecciones más importantes de la Crisis de los Misiles”
Por Jorge Ferrer

Andan lejos los tiempos en que en apenas trece días, dos grandes potencias podían ganar juntas y a beneficio de ambas una encarnizada partida en el tablero geopolítico. Entonces y en menos de dos semanas, se puso fin a la amenaza de cataclismo global. Y se hizo mediante el diálogo entre los dos principales actores y dejando de lado al belicoso advenedizo, la Cuba de Fidel Castro, que buscaba ventajas de un equilibrio geopolítico falible del que esperaba réditos espurios: la muerte o la gloria. (“Acabó consiguiendo un estado intermedio: la potenciación del mito de la excepcionalidad cubana.”)

Medio siglo después, ahora debatimos la pertinencia del trazado de líneas rojas a Irán, inclinados sobre el mapa de la proliferación. Lo hacemos en mundo distinto, porque la bipolaridad de antaño ha cedido el paso a una, si me permiten, «polaridad en emergencia» (que es algo más complejo que una mera multipolaridad).

De aquellos días de 1962 que también tuvieron su color rojo —el del icono pop que fue el teléfono que uniría desde entonces a los dos principales centros del poder nuclear—, conviene recordar hoy los réditos de una negociación llevada con las debidas prisas y sin complejos, que consiguió poner fuera de juego las amenazas exógenas. Hoy, un enfoque como aquel, desde la urgencia y la responsabilidad, permitiría aceitar un diálogo fluido entre naciones cuyos líderes y pueblos sean conscientes de que la ruptura de los equilibrios vigentes, por precarios que sean, por falibles que a veces nos parezcan divididos por la madera, las flores y los botellines de agua de las mesas de negociación, puede equivaler a una catástrofe que dé al traste con la humanidad.

¿Más lecciones de la Crisis de los Misiles? Unas pocas y todas considerables. La astucia de la transparencia, el diálogo crítico, la capacidad de ampliar con celeridad y arrojo dialéctico el marco de discusión en aras de una solución compartida son vías de excelencia en toda negociación. Más: la certeza de que ceder posiciones alcanzadas con pírricas tomas de cabezas de playa en la política doméstica es una ganancia para todos.

Cuba, la mecha que pudo haber hecho arder al mundo en 1962, ahora no es más que un parque temático del pasado. Evitemos actuar nosotros hoy como autómatas de un parque de atracciones donde nadie es capaz de contener los ires y venires de una noria sin dueño.

© www.eltonodelavoz.com

De cómo Cuba protagonizó la primera protesta callejera en el Moscú soviético

- 04/01/12
Categoría: Excepcionalidad, Memoria, Rusia
Imprimir Imprimir


El fotógrafo y blogger Rustem Adagamov avisa de un episodio que cuela a Cuba de rondón en la historia de las protestas callejeras en la URSS. La historia de esas contestaciones es breve, como es sabido. Aun con «deshielo» el régimen posestalinista ejerció un control totalitario sobre los espacios públicos y apenas en cinco ocasiones se vio salir a ciudadanos a las calles en acciones que no habrían sido autorizadas por el gobierno. De ellas, tres fueron protagonizadas por disidentes, la más conocida la Protesta de los Siete, cuando otros tantos valientes protestaron en la Plaza Roja contra la intervención en Checoslovaquia.

Según Adagamov, el 18 de abril de 1961 se produjo el primero de esos salpafueras en la URSS postbélica. Y la pizpireta Cuba estaba en medio. Fue una protesta masiva frente a la embajada de los Estados Unidos en contra del desembarco de la Brigada 2506 en las arenas de Playa Girón. Las simpatías que despertaba la Cuba protocomunista eran notables entonces. Lo eran en Occidente y también, figúrense, en la URSS.

Adagamov, uno de los más influyentes bloggers de Rusia y activo valedor de las protestas contra el gobierno de Putin que se están viviendo en Moscú, se ha ocupado de rastrear las manifestaciones de protesta en tiempos soviéticos y sostiene que esta fue absolutamente espontánea. Y aun cuando me cuesta concebir que lo fuera de veras -véase el pathos “partidista” de la primera imagen-, es posible que lleve razón a la vista del despliegue policial que los jefes del KGB se vieron obligados a montar para enfrentarla.

Con todo, lo cierto es que en la historia de las relaciones entre la URSS y Cuba, esa isla que tanto se ufana de su excepcionalidad estuvo implicada en la primera ocasión en que se vio sacar a la caballería a las calles del Moscú postbélico para poner freno a multitud armada de carteles y gritos de protesta.

¡Fíjate tú, amigo de la excepcionalidad cubana!

(Las fotografías que incluyo aquí, todas cortesía de Drugoi, el blog de Adagamov, son obra de James Whitmore para LIFE, las dos segundas, y de una agencia soviética, la primera.)

© www.eltonodelavoz.com

David Rivera: revolucionario, pionero y militante

- 18/08/11
Categoría: Agua corriente, Excepcionalidad, Exilio
Imprimir Imprimir


Leo que el representante David Rivera quiere introducir una enmienda en la Ley de ajuste cubano o Cuban Adjustment Act. Hay un cierto tufo a chapucería, bravuconería y ventajismo preelectoral en el asunto, pero ese no es el tema. Los detalles en El Nuevo Herald.

Lo que pienso de los representantes cubanoamericanos que buscan restringir las libertades de los cubanos que viven en los EE.UU. es sabido y aquí hay un botón de muestra. Pero ese tampoco es el tema ahora.

Lo que me interesó de la iniciativa de David Rivera es la deliciosa paradoja de que sea precisamente un hard-liner de la política cubanoamericana quien venga, de carambola, a dar una patada en uno de los flancos de la armazón política de la Guerra Fría que todavía sustenta las relaciones entre los Estados Unidos y Cuba.

Deliciosa paradoja, digo, donde la derecha le toma la delantera a la izquierda.

Tenga o no éxito la iniciativa, lo cierto es que la Cuban Adjustment Act, aprobada en 1966 para, en esencia, facilitar la vida a decenas de miles de refugiados cubanos que llegaban de la isla huyendo de la represión castrista, va camino de sufrir el primer embate legislativo. De ahí a su revocación definitiva van menos pasos que los que separan a Castro I del catafalco.

Todo el mundo sabe que la Ley de Ajuste es un fósil cuyos sabrosos huesos los cubanos hemos chupado durante décadas. Más: de los fósiles de marras es el que más apetencias gana entre toda la diáspora cubana y la población de la isla. La Ley de Ajuste es el batido de mamey de la política pericubana. Por otra parte, todo el mundo sabe que llamar refugiados políticos a largas decenas de miles de cubanos llegados a los Estados Unidos durante, al menos, los años que van de este siglo es una invención. A Rivera le resulta vergonzoso que no sean refugiados políticos, sino inmigrantes que escapan de la miseria en Cuba como se escapa de la miseria desde tantos otros lugares oscuros o menos oscuros de este planeta, y quiere castigarlos. No sé en su vida privada, ni me interesa, pero visto lo visto a Rivera le gustaría que en la vida pública se lo tenga por un castigador.

Pero este juego que se llama Cuba y se disputa simultáneamente en muchas canchas, también en la de los símbolos, reparte los pies de foto día a día y uno nunca sabe cuál le deparará la historia. Así, cuando la Ley de Ajuste cubano sea revocada, David Rivera, que tanto ha trabajado para modificar su biografía en Wikipedia, bien podrá añadir ahora a sus logros allí el de revolucionario que ayudó a superar el lenguaje de la Guerra Fría, el de pionero de una nueva visión bipartidista sobre la comunidad cubana en EE.UU., el de militante en favor de trasladar la evidencia sociológica a la realidad jurídica. En esta foto, como en tantas, el que se mueva no sale, pero el que se mueva guiado por instintos cortoplacistas sale con mueca que no le va a gustar. Echarle una pizca de sal al batido de mamey no es precisamente una idea rentable a largo plazo.

Podrá ganarse este epitafio político con sabor habanero: «David Rivera: revolucionario, pionero y militante»

© www.eltonodelavoz.com

Caídas

- 11/08/11
Categoría: Agua corriente, Excepcionalidad
Imprimir Imprimir


La Virgen de la Caridad del Cobre (también llamada Virgen Mambisa por razones no establecidas con certeza) recorre la isla de Cuba desde el año pasado. Es la primera vez que lo hace desde, al menos, 1959.

Una nota del Obispo de Matanzas da cuenta de espectacular caída que sufrió a su paso por un pueblo de Matanzas:

“…la imagen de la Virgen Mambisa cayó sorpresivamente hacia delante, al piso, debido a un desperfecto ocurrido en el lugar donde se había colocado.

Inmediatamente fue llevada al interior del templo y la celebración continuó hasta el fin. Terminada ésta, los participantes que eran numerosos, se fueron retirando silenciosa y ordenadamente con profunda tristeza.

Esa misma noche, la imagen fue trasladada a La Milagrosa, en la Ciudad de Matanzas. Estaba seriamente dañada y la urna casi totalmente destruída (sic) así como parte de las andas.

Gracias a Dios y a la destreza, interés y generosidad de varios artesanos y artistas matanceros todo pudo ser reparado y el martes 2 de agosto a las tres de la tarde se reanudó el recorrido por la diócesis.”

El lamentable incidente, felizmente resuelto, tiene su lado positivo, no crean. Sirve para insertar a Cuba, por una vez, en el mainstream informativo global. Apartadita siempre, ella allá con sus minucias, la Virgen caída de repente la sitúa en medio de lo que está en boca de todos.

Porque sí, son días de espectaculares caídas. De caídas que claman a Dios y a la Virgen.

© www.eltonodelavoz.com