Otra (distópica) Habana posible

- 18/08/14
Categoría: Arte, Cine, Poscastrismo, Poscomunismo
Imprimir Imprimir


 

 

Vi anoche Habana (22’, 2014), el cortometraje de Edouard Salier producido por Autour de Minuit, Francia. Esta mañana lo volví a ver. Un par de veces más, como hipnotizado.

Es cosa muy notable, oigan. Sobresaliente.

Ningún director abordó jamás una Cuba distópica (o cacotópica) con estos arrestos, si alguno. ¡Y fíjate que convertir la utopía en distopía cabal iba a colocar a cualquiera, y a los espectadores, ante feliz borboteo de vasos comunicantes!

Contábamos con buenos catálogos de ruinas y los discursos que las enmarcaban (significativamente, el espléndido documental Arte nuevo de hacer ruinas de los alemanes Florian Borchmeyer y Matthias Hentschler). En fotografía, la colección de ruinas es aún mayor y por lo mismo depreciada por sobreabundancia, con la excepción del inmarcesible libro de Robert Polidori Havana (Steidl, 2008).

Pero lo que se ha atrevido a hacer(nos) Edouard Salier es una empresa que rebasa la exposición de las ruinas de hoy, porque les suma las de un mañana que podrá habitar la utopía fracasada, unas breves pinceladas de la distopía que podemos cargar en nuestros genes: el Capitolio con la cúpula desfondada por caricia de misiles, el puente que uniría La Habana y la Florida apenas levantado a trozos, la ciudad desconectada del mar por un Malecón desierto y sembrado de artefactos frente a un mar lleno de desvencijados pozos de petróleo. Una Habana sobrevolada por sofisticados helicópteros y transitada por futuristas carros de combate. Y una rebelión inminente contra el invasor por medio de un arma secreta, una bestia mutante, criada en los solares…

‘La permanencia del solar’ habría sido otro título posible para este corto espléndido, cuyo metraje acalla mis peros, que los hay, con la insolencia de dibujarnos otro futuro desde el ahora cubano, putero, violento, desasosegado y rabiosamente adhocista.

Y no digo más que ya resbalo por la pista de hielo en la que es lícito lapidar a los spoilers.

El cortometraje Habana de Edouard Salier está ya disponible en Canal+ en España y Francia y recorre con intensidad el circuito de festivales donde, lo adivino, será muy premiado.

UPDATE:

Digital District, empresa encargada de los efectos especiales en el cortometraje Habana, comparte unas imágenes del notable trabajo que hizo sobre el metraje rodado en La Habana.

Imagen de previsualización de YouTube
© www.eltonodelavoz.com

De Rusia, Ucrania y las sanciones para ‘Las noticias como son’ de Radio Martí

- 01/05/14
Categoría: Agua corriente, El Timbre de la Voz, Poscomunismo, Rusia
Imprimir Imprimir


Anoche, en Radio Martí, estuve hablando de la situación en Rusia con Amado Gil en su programa ‘Las noticias como son’.
Va el audio, hasta 12:15.

© www.eltonodelavoz.com

Sexo, propaganda y poscomunismo

- 07/01/14
Categoría: Arte, Poscomunismo, Rusia
Imprimir Imprimir


El ilustrador ruso Valeri Barikin (Валерий Барыкин, Vladimir, 1966) se ha servido de la estética y los lemas de los carteles de la propaganda soviética, que cita al pie de la letra, y los ha resemantizado en clave de pin-up.

Su obra carece de nostalgia, mientras se sirve del encanto de la cartelería de la guerra y la posguerra, tan semejante a ambos lados del Telón de Acero.

Barikin opera una deliciosa liaison entre la URSS asexuada y el desbordamiento erótico del poscomunismo ruso, ese otro ‘productivismo’. Viene a decir un ‘Todo ya estaba allí’, trazando una línea de continuidad hilarante.

¡Ven a trabajar con nosotros a la obra!

¡Respeten el trabajo de las encargadas de la limpieza!

¡Arriba! ¡Agarra esto!

¡Plomero! ¡Te estás luciendo con el trabajo que haces en tu zona!

¡De camino a alcanzar nuevos logros laborales!

Más aquí.

 

© www.eltonodelavoz.com

Más nos ha de interesar el por qué esa estatua de Lenin

- 08/12/13
Categoría: Agua corriente, Poscomunismo
Imprimir Imprimir


Imagen de previsualización de YouTube

(Tómese nota): Más nos ha de interesar el por qué esa estatua de Lenin no fue demolida en 1990 y permaneció en el centro de Kiev, la capital política del país, durante 23 años de poscomunismo. Los símbolos de la opresión han de ser eliminados el día 1 del después. Toda demora no hace más que incubar futuros derramamientos de sangre en el paisaje de una transición reversible.

Tómese nota, dije, y entre paréntesis. Porque el problema con las transiciones es muchas veces una cuestión de paréntesis.

Video + Foto (Andrei Stepin para RIA Novosti) via Drugoi

© www.eltonodelavoz.com

Louis Vuitton ocupa la Plaza Roja

- 26/11/13
Categoría: Poscomunismo, Rusia
Imprimir Imprimir


La compañia de lujo Moët Hennessy Louis Vuitton (LVHM) ha abierto una sala de exhibición ubicada en el mismo medio de la Plaza Roja, de Moscú, ubicada a su vez en el mismo medio de la imaginería comunista.

Tamaño es el artefacto:

via Razumnyi

La simbología de la plaza, a un lado del muro del Kremlin donde trabaja Vladimir Putin, hace pensar de inmediato en que este es el mausoleo ideal para contener su cadáver embalsamado: el del restaurador de la grandeur poscomunista de Rusia, el que ha convertido a las elites moscovitas en las mejores y más asiduas clientes de las casas de lujo europeas.

El evento comienza a generar ya parodias más o menos logradas. Esta, anónima, me parece fantástica, por la manera en que resemantiza a la plaza entera, la momia del fundador incluida:

UPDATE:

Después de dos días de intensos debates, el pabellón erigido por la firma Louis Vuitton en la Plaza roja de Moscú será desmontado y clausurada la exposición que debía acoger. Sus principales detractores fueron los comunistas y los nacionalistas rusos, como era de prever.

LV ha perdido ante VL.

Louis Vuitton no le ganó esta simbólica batalla a Vladimir Lenin:

© www.eltonodelavoz.com

(Contra Putin): Tener cojones, usarlos y mostrarlos

- 11/11/13
Categoría: Arte, Poscomunismo, Rusia
Imprimir Imprimir


Piotr Pavlenski se ha clavado hoy a la Plaza Roja. Lo ha hecho literalmente, con dos cojones y por ellos mismos.

Lo ha hecho en protesta contra la subdemocracia rusa. Pavlenski, que es asiduo protagonista de acciones de protesta, ha elevado hoy a categoría aquello de que “hay que tener cojones” para protestar. Ahí los ha puesto, los dos, sobre esos adoquines que han soportado más de un siglo, ¡y muchos más!, de despotismo.

La suya hoy ha sido, pues, una performance mayúscula. Gesamtkunstwerk en estado puro. Y, en cierto y rotundo modo, una performance seminal.

© www.eltonodelavoz.com