Una encuesta sobre blogs: ¡adelante, lectores!

- 03/03/15
Categoría: Uncategorized
Imprimir Imprimir


Juan Mª Sánchez, estudiante del programa de Doctorado en Marketing en la Universitat de València, trabaja en su tesis doctoral, que busca conocer los efectos que la lectura de blogs políticos tiene en la adopción de roles políticos más participativos.

Me escribe Juan Mª:

Me pongo en contacto contigo porque me gustaría solicitar tu colaboración para poder completar la parte práctica de mi investigación.

El ámbito de mi estudio incluye la blogosfera española y tu página forma parte de la muestra de referencia por ser una de las más relevantes, objetivamente, que versan sobre cuestiones relacionadas con la actualidad política en España.

Mi objetivo es que los lectores de tu blog El Tono de la Voz pinchen en el enlace de acceso a una plataforma virtual en la que se halla un cuestionario –breve y sencillo- que desarrolla los aspectos de interés sobre los que investigo. En este sentido, me gustaría hacerte llegar antes dicho cuestionario para que valores su naturaleza, carente de finalidad comercial alguna y que garantiza el tratamiento agregado y anónimo de toda la información recabada.

(…)

Como podrás comprobar, es una encuesta con preguntas sencillas que se responde en 8-12 minutos y donde toda la información es anónima y procesada de forma agregada. Mi propósito es estrictamente académico y trato de analizar una serie de factores generales que los lectores de blogs desarrollan respecto a las páginas que leen, así como determinadas características asociadas al conocimiento e interés por los asuntos políticos. Estoy desarrollando también el estudio en la blogosfera de EE.UU. con parámetros similares.

Va más abajo el enlace al cuestionario que me parece muy bien concebido. Hagan click sobre la imagen para acceder.

¡Digan la suya, lectores de blogs, y de este!

Gracias.

© www.eltonodelavoz.com

Moscú sí cree en lágrimas… y en la libertad

- 02/03/15
Categoría: Uncategorized
Imprimir Imprimir


Max Katz se paseó por la acera del puente, a tiro de piedra del Kremlin, donde fue asesinado hace dos noches el opositor Borís Nemtsov.

Así la han vestido los moscovitas, gente que lleva en la sangre muchas cosas, el dolor y la dignidad de siglos entre tantas otras. Y también el anhelo de ser ciudadanos de un país donde el miedo a que te peguen uno o cuatro tiros por disentir sea cosa del pasado.

Gracias a los moscovitas por esto. Por dar, otra vez, testimonio de su grandeza de espíritu.

Y véanlo entero, oigan.

Imagen de previsualización de YouTube
© www.eltonodelavoz.com

Je suis Charlie

- 07/01/15
Categoría: Uncategorized
Imprimir Imprimir


Hace unos años y a propósito de otras amenazas de los yihadistas, invité a tres caricaturistas, y amigos, a dibujar una caricatura de Mahoma para El Tono de la Voz: Omar Santana, Garrincha y Alen Lauzán.

Sígase el enlace:

Tres caricaturistas cubanos dibujan a Mahoma para ETDLV

© www.eltonodelavoz.com

Una luz por los míos

- 13/07/14
Categoría: Uncategorized
Imprimir Imprimir


Acción en memoria de las víctimas de la masacre del buque remolcador ’13 de marzo’, de la que hoy se cumplen 20 años. Cuarenta y un cubanos que buscaban la libertad fueron asesinados aquel día por el régimen de La Habana. Diez de ellos eran niños.

En Gràcia, Barcelona, no los olvidamos, como tampoco perdonamos.

© www.eltonodelavoz.com

Pyongyang como nunca lo habías visto

- 21/05/14
Categoría: Uncategorized
Imprimir Imprimir


Video filmado a mediados de este mes de mayo con una cámara instalada en un automóvil que recorre la fantasmagórica capital de Corea del Norte.

Imagen de previsualización de YouTube

h/t: Drugoi

© www.eltonodelavoz.com

Casi nos atropellan hace unos minutos…

- 21/04/14
Categoría: Uncategorized
Imprimir Imprimir


Casi nos atropellan hace unos minutos a Bruno y a mí. ¡Pero casi, casi, eh! Una joven, rubia y nerviosa, frenó su Mini color azul marino cuando ya la luz se ponía en rojo y su coche quedó sobre la cebra. Bruno y yo esperábamos para cruzar y asistimos divertidos y levemente excitados al frenazo y vimos, al menos lo vi yo que soy algo más alto que Bruno, cómo sus hombros y sus pechos se proyectaron hacia adelante y recularon después, los pechos dibujando una graciosa curva que lo hubiera sido más de alcanzar secuencia sinusoide, como lo hace ahora en mi memoria.

Nos miramos Bruno y yo; ella se quedó muy quieta pensando en lo que sea que piensen las rubias que estuvieron a punto de saltarse un semáforo. Nosotros hicimos lo que creí conveniente: cruzamos por detrás del Mini. No había otra. Y ahí la rubia, Bruno y yo detrás de ella con nuestro paso elegante, puso la marcha atrás para dejar libre la cebra, ¡yegua!

Pegué tres gritos, golpeé el coche, tiré de la correa negra y naranja que ata a Bruno, Bruno chilló, asfixiado, y salté… Todo eso en menos de lo que se lo lee. ¡Casi, casi, eh! Clavó los frenos a tiempo y apenas me rozó, pero lo hizo. Hubo protestas en la esquina y algún reproche a la rubia. Dos ancianas, una de ellas vecina de mi escalera, fueron bastante activas.

Yo rodeé el coche, me incliné sobre la ventanilla anterior derecha y percutí en el vidrio con el dedo índice de mi mano izquierda; la otra sujetaba a un Bruno que hiperventilaba, criatura. La infractora temblaba y ambos sabíamos que debía tomarse su tiempo. Nos lo dimos. Finalmente, volvió la cabeza sin mover los hombros, como aquellas muñecas de mi hermana que yo decapitaba y ella regresaba a la vida devolviendo sus cabezas de plástico, ojos coloreados de azul y pestañas como escobillas, a sus torsos firmes. ¡Cuánta pena y cuánta rabia en su mirada, nenas, nenes!

Jamás vi mujer más bella en mi vida. Y de repente descubrí que lamentaba que no me hubiera atropellado, uniendo así su vida y la mía por una historia que contar en sobremesas de domingos sucesivos y unos trámites que quise, en ese breve instante de pena, largos con los adustos agentes de mi aseguradora y los seguramente idénticos de la suya. Por un momento me vi tendido en una cama de hospital y ella tomándome de la mano y estampando su firma en la escayola con trazo irregular.

No sé cómo recuerde Bruno este episodio, ni si lo recuerdo yo mañana. Bruno, que es mucho más bajo que yo y ya dormita, ajeno a las rubias y a la muerte que te pueden traer.

Fotografía: Juan Carlos Herrera Lorenzo

© www.eltonodelavoz.com