(Audio) Sobre ETDLV, etc., con Alina Fernández @ WQBA

- 05/02/11
Categoría: e-cuba, El Timbre de la Voz | Etiquetas:
Imprimir Imprimir


Con Alina Fernández ayer en WQBA — 1140 AM, La Voz de Miami.

© www.eltonodelavoz.com

Hamburguesas, helados y perdón

- 16/09/10
Categoría: Agua corriente, Media | Etiquetas:
Imprimir Imprimir


Dos anuncios…

Uno tremendista. Pero pertinente. Que hay que cuidarse la boca con la que pedir perdón por comer fast food. Es del Physicians Committee for Responsible Medicine (PCRM) y será emitido el 16 de septiembre.

Imagen de previsualización de YouTube

(Via Guerra Eterna)

El otro, delicioso, como lo que anuncia.

Y sé de él porque resulta que hoy lo han prohibido en Reino Unido. Lo ha hecho la Advertising Standards Authority a partir de diez quejas. Léase la «sentencia». Los lamentos de The Lady, que no es la monja sino la revista que publicó el anuncio, ilustran la estupidez reinante.

Los anuncios de los helados Antonio Federici han jugado siempre con la idea del pecado dentro de la Iglesia. Nada extraordinario, porque no se han metido en el fondo de la cuestión. Nada que escandalice demasiado, porque no se han ocupado de la realidad. No han mostrado a sacerdotes sodomizando a niños o niñas impúberes, por ejemplo. Ni a curas abriéndoles las boquitas a esos mismos niños y niñas para meterles dentro sus penes fríos como rincones de sacristía. ¡Y mira que eso último para anuncio de helados iría que ni pintado!

¡Nada de eso! Simplemente han mostrado a sacerdotes homosexuales o a monjas con pinta de tener ganas de follar. O como ahora, a una bella novicia follada y preñada. ¡Vaya cosa! ¡El mundo se va a acabar!

Hoy, por cierto, aparecerá por allá Joseph Ratzinger, actual usufructuario de la silla de Pedro. El teólogo Ratzinger, capataz de institución a la que le crecen los enanos ―expresión, ay, algo desafortunada en este caso. Y seguramente pedirá perdón, como se estila ahora, cuando no vivimos en «sociedad del perdón», sino en sociedad de gente que pide perdón como quien pide la hora.

Diez cristianos ofendidos y dale a prohibir.

¡Bah! Eso Diocleciano nos lo hubiera resuelto en un pispás.

© www.eltonodelavoz.com