- El Tono de la Voz - https://www.eltonodelavoz.com -

Patio de luz

patio de luz

Hay una mujer que estornuda cada noche en torno a las dos. Repetidamente. Lo hará en unos pocos minutos. Sniff. Sniff. Dos veces siempre. Sus estornudos son como campanadas que me avisan de que he de irme a la cama. Hay dos argentinos, un par como los estornudos, que copulan antes con unas ganas extraordinarias. Ella es de lo mejorcito que he oído follando. La huelo cada vez que me la tropiezo en el supermercado. Huele súper y huele a mercado. Suelo poner algo de Charly García en Spotify cuando acaban. Hay unos vecinos, que por pobres o por gusto o tal vez por vicio, compran pescado barato que fríen una noche sí y otra no, llenándome la mesa de un insoportable olor al Moscú de los ochenta. Les gustan los arenques. ¡Vaya si les gustan! Hay una madre con hija adolescente y díscola. No me gustan sus peleas, que son sonoras y en un catalán exquisito que casi siempre acaba estropeándose con algún «joder», así fritado en español.

Patio de luz, le llamamos en España a esos tubos por los que sube la vida. Aquella bíblica columna de fuego. En Éxodo, ¿se acuerdan?

«Patio de luz», ¿quién ideó denominación tan extraordinaria?

[1] [2] [3] [4]