- El Tono de la Voz - https://www.eltonodelavoz.com -

Con orgullo y con vergüenza

Protestas de disidentes en La Habana [1], protestas de diverso signo y envergadura en Santiago de Compostela [2], en Barcelona [3], en Madrid [4], en Toronto [5], en Nueva York [6], en Miami [7], campañas en las redes sociales, amplia cobertura en los periódicos [8]

La campaña «Yo acuso al gobierno cubano» [9] ―seguramente sobrepasará las 10.000 adhesiones cuando suba este post― en las primeras planas de los periódicos digitales; una rotunda Declaración de condena del Parlamento europeo [10]; condenas similares ―en proyecto o ya aprobadas [11]― de algunos cuerpos legislativos y ayuntamientos en España…

Y largo et cetera.

Acciones en las que participan cubanos llegados al exilio en momentos muy distintos, gentes de profesiones y filiaciones políticas distintas… Campañas que uno se atrevería a llamar masivas, aun cuando el número de exiliados y el de manifestantes sea tan abrumadoramente dispar.

No hay que hacerse ilusiones, sin embargo.

Al régimen de La Habana no se lo echa abajo exponiendo la verdad de la represión en Cuba desde la pluralidad de la disidencia y el exilio, y desde la pluralidad paralela de quienes se muestran solidarios con los cubanos.

Pero aun cuando ni siquiera exponer la verdad sirva para hacerla prevalecer, callarla o limitarse a practicarla en cenáculos o sobremesas, cuando no a susurrarla por los rincones, sería desvergonzado.

Por suerte cada vez son más los que gritan la verdad y lo hacen con orgullo y con vergüenza.

Shin-Divider [12]

En Barcelona, la que me queda más cerca, Luis Cabrera se manifiesta en solitario desde el 5 de abril frente al Consulado de Cuba.

Antes, el 28 de febrero [13], más de un centenar de manifestantes acudimos allí a honrar a Orlando Zapata Tamayo. Cabrera, quien reside aquí desde 1989 y ya antes tomó parte activa en las protestas contra la visita de Fidel Castro a España en 1992, tomó la decisión de manifestarse a diario ―repito, a diario― frente a la oficina consular cubana.

Luis-Cabrera-protesta-consulado-cuba-barcelona-i [14]

«Quebrar el miedo es un logro», me dice Luis. Y ahí está para rabia de la bisoña cónsul, que tiene que haber constatado la solidaridad que concita entre los transeúntes la presencia de ese manifestante cada día entre las diez de la mañana y las dos de la tarde.

Luis-Cabrera-protesta-consulado-cuba-barcelona-ii [15]

«Si quieres ni anotes mi nombre, Jorge», me decía esta tarde, «porque no importa: lo que hago yo lo podría hacer cualquiera y no soy hombre de protagonismos. Simplemente, creo que esto hay que hacerlo y aquí estoy».

La protesta de Luis Cabrera no tiene fecha de término.

Luis-Cabrera-protesta-consulado-cuba-barcelona-iii [16]

Fotografías: © Eva Patricia Ferrer

Shin-Divider [12]

De contra:

De la represión de hoy a las Damas de Blanco [17], no escribo nada.

Dudo que pueda añadir algo al post que escribí antes en circunstancias semejantes, uno de los primeros publicados en ETDLV: «Los ojos de los animales» [18].

[19] [20] [21] [22]