- El Tono de la Voz - https://www.eltonodelavoz.com -

Mitologías: Leo Messi y la Vagina dentata

Pronto nos podríamos encontrar con tal sobresaturación de mitos que habrá que apagar la televisión y cerrar periódicos y (los malos) braguetas. Y, sobre todo, resucitar al bueno de Mircea Eliade para que ponga orden.

Aquella Sonnet Ehlers que se hizo (relativamente) famosa cuando Teeth ganó premio en Sundance [1] en 2007 propone ahora repartir su artilugio, el Rape-aXe [2], entre las muchachas que asistan al Mundial de Fútbol en Sudáfrica ―«faltan menos de cien días», repiten una y otra vez banners aquí y allá.

Sí: treinta mil trampas ocultas en otras tantas vestales.

AntiRape-football-South-Africa [3]

El Rape-aXe, recuérdese, consiste en una suerte de preservativo trampa que espera al violador agazapado en la vagina. Cuando se produce la penetración indeseada se cierra el cepo y el émbolo abusón queda atrapado por una suerte de sierra. Se lo propone como remedio antirape en país donde las violaciones son frecuentes, además de igualmente odiosas que en cualquier otra parte del mundo. (Véanse los detalles en la sección de su webpage llamada, cómo no, Introduction [4].)

De aprobarse la sugerencia, la Vagina Dentata, mito que entretenía al vienés y turbaba al Foción lezamiano [5], cobraría cuerpo ―buscaría cobrar cuerpos―, mientras los ases del fútbol mundial, esos mitos de mitología que algunos quieren demeritada, se entretengan corriendo en Sudáfrica, en docenas menos uno, detrás de un balón y un trofeo. Ambos, fieros delanteros y feroces vaginas al alcance del mundo entero o casi. Y al unísono.

En Las invasiones bárbaras, sin dudas el mayor de los tantos libros mayores de J. M. Coetzee [6], una frontera siempre mudable y siempre porosa, separa civilización y barbarie de nuestra idea de la distinción entre ambas.

Ese propuesto trasvase del mito de la vagina dentada a espectáculo con tanta Niké estampada en camisetas y shorts promete ser la apoteosis de la mitología televisada.

Corre el mito Leo Messi; nadie se corre cuando el mito de la Vagina Dentada pega un mordisco. Argh…

¡Y todavía hay quien dice que futbol y televisión no son cultura! ¡Que son barbarie y no civilización!

[7] [8] [9] [10]