- El Tono de la Voz - https://www.eltonodelavoz.com -

Tanta bobería con Corea del Norte…

Tanta bobería con Corea del Norte [1]. Que si negarle el comercio, que si aprestar tropas por aquello de aprestarlas.

No somos muchos los occidentales que hemos visitado esa calamidad de país. Cualquiera que lo haya hecho sabe que se trata del infierno sobre la tierra.

El horror en el rostro de la cocinera de la residencia del embajador de Cuba en Pyongyang cuando le rogábamos A. y yo nos permitiera llevarla a casa en la madrugada de un día del verano de 1988 no lo olvidaré jamás.

A la mujer, la misma que nos servía desayuno, comida y cena, que tenía por delante kilómetros hasta su casa, la seguíamos implorándole que subiera al carro para salvarlos. Era tarde y una cena que se alargó más de lo previsto la había privado del transporte habitual: el chófer de la Embajada, también coreano. «Ádios, ádios», nos gritaba en su español, desencajada, horrorizada. Dos falsos Volvos del servicio secreto nos seguían a los tres. Falsos, porque a los Volvos aquellos les adosaban hierritos en coreano. Para que parecieran del país. Y los pobres coreanos se lo creían. Que hacían Volvos, cuando ni fósforos fabrican.

Kim_Jong_II_korea_corea [2]

Otro día contaré mis aventuras en ese país de mierda, en país que padece dictadura de veras horrorosa. Ahí sí te meten tiro en la nuca por nada, oye.

Apenas una recomendación a tanto embargo y a tanto vamos a ver: ¡Bombas y más bombas! ¡PUM!

Misil al cogote de Kim Jong Il, a quien tengo rencor que es cuenta personal que la sabemos unos pocos, y Kim Ki-Duk [3], ¡grande!, filmándonos la escena.

Eso: ¡PUM!

¡Qué carajo!

[4] [5] [6] [7]