- El Tono de la Voz - https://www.eltonodelavoz.com -

La libertad, ese pecado

La MTV, que ha sido para la cultura pop del fin de siglo lo que las rayas para las cebras, emitió hace unos días documental muy especial de su célebre y exitosa serie True Life [1]. Lo rodaron en Jeddah, considerada la ciudad más abierta de Arabia saudita, y entrevistaron a cuatro jóvenes saudíes que quieren saltarse los límites de la heterodoxia wahabita.

No son los únicos: son apenas los elegidos en casting que dejó fuera a otra docena.

Bajo el régimen de Abdulá (Abdullah Bin Abdulaziz Bin Abdulrahman Bin Faisal Bin Turki Bin Abdullah Bin Mohammed Bin Saud = خادم الحرمين الشريفين الملك عبد الله بن عبد العزيز آل سعود‎), cuyo código legal es la sharía, o ley islámica, esos atentados contra la religión de Estado se pagan caros. Con la cárcel, con la espalda desgarrada a latigazos, con la retirada de la autorización para viajar al extranjero… Y si la cosa es muy escandalosa, con la amputación de miembros o con la decapitación.

Hablamos, ojo, de atentados tan desmesurados como enamorarse de una muchacha en Facebook o de cortejarla mediante mensajes de texto desde la Blackberry, organizar una banda de rock o querer vestir a las jóvenes saudíes con colores menos negros que el petróleo.

Como era de esperar, sobre los cuatro valientes jóvenes que contaron sus historias a MTV ―que nos las contaron a todos nosotros―, pende ahora la amenaza de juicio [2]. Y algunos de los castigos antes descritos. Se los acusa de haber «declarado abiertamente sus pecados».

¡De ampanga! ¡Porque benditos sean los que pecan bajo esas satrapías con rostro y modos del año 1.000! ¡O donde sea!

Mera pretensión, por cierto. El enorme talento de masas enormes de jóvenes árabes o persas, sus ansias de libertad y la evidente caducidad de los sistemas opresivos que padecen son promesa de cambio de la que apenas dudo.

Y ni ojalá ni إن شاء الله.

Porque seguro que yes.

True Life [1]MTV Shows [3]

Shin-Divider [4]

De contra:

Entrevista a las realizadoras. [5]El cómo y el por qué.

[6] [7] [8] [9]