- El Tono de la Voz - https://www.eltonodelavoz.com -

Presos: los que se van y los que se quedan

Al teléfono:

―Ferro, ¿viste que Biscet dice que no sale de Cuba [1]?

―Ajá…

―Entonces tampoco saldrá de la cárcel, ¿no?

―Todos saldrán, parece.

―Pero ¿cómo van a dejar a ese hombre suelto allá?

―Les conviene. Como les conviene Payá, como les convienen Martha Beatriz, Vladimiro, Elizardo, Calule, etc.

―No te sigo.

―Es fácil, mira. En unos meses Cuba no tendrá presos de conciencia reconocidos por organismos internacionales de derechos humanos. Tampoco periodistas presos. Ah, y las Damas de Blanco habrán desaparecido de calles nacionales y periódicos extranjeros…

―Pero habrá opositores en libertad…

―Exacto: eso es parte del paquete: no hay presos y hay opositores libres. ¡Y hablarán a diario y con toda libertad, como lo hacen ahora, con radios y televisiones de Miami et au delà! Será un magnífico paisito que vender… Hasta el Papa querrá comprarlo para jugar con él este verano en Castelgandolfo…

―Coño, pero la represión…

―Bobadas, a la prensa la represión policial no le importa si no hay muertos ni presos “de conciencia”. Y a los políticos occidentales menos. Alguna protesta para cumplir las formas y punto. Y a veces casi ni eso: ¿viste mucha polvareda por el bloguero egipcio asesinado por la policía [2] hace unas semanas?

―Ah, no sabía…

―¿Cómo lo vas a saber, nene?… Lo que sorprende es cómo no soltaron a estos presos antes para devolver a Cuba a la condición de subdemocracia, tan en boga. O no sorprende tanto: por brutos que son…

―Pero, a ver, ¿entonces los que se quedan en Cuba le hacen más el juego a Raúl que quienes vinieron a Madrid?

―No exactamente, aunque pronto veremos a los funcionarios del exilio diciendo que quienes se quedan son los valientes de verdad. Tú cada vez que leas a alguien escribiendo tal cosa, escupe…

―No sé… Todo esto es tan raro…

―Mira, el juego es tan complicado que no conoce de jerarquías. Todos sirven y todos servimos, sea a sabiendas, a regañadientes o desde la más completa inocencia.

―Tú también, entonces…

―Yo también, claro. Con Cuba, si se juega se pierde. Siempre. Estoy seguro de que si al pulpo Paul le dan a elegir entre cajita [3] con almejas por Biscet y cajita con almejas por Paneque se pone en huelga de hambre como Fariñas, fíjate…

―Coño, el calor te está poniendo pesimista, asere…

―¡Qué va! Estoy más feliz que una lombriz. ¿Sabes por qué?

―…

―Porque mientras más normalizado sea el juego, mayor será el número de jugadores y mayor también la inestabilidad del tablero…

―Ahora sí me dejaste en Babia…

―Un buen sitio para reposar durante el quinquenio que inauguramos… Quédate ahí hasta nuevo aviso…

De contra:

Fe de erratas:

Ayer califiqué de “trajeados” a los excarcelados que comparecieron ante la prensa en Madrid [4]. Me equivocaba: ni saco, o americana, les dieron. Tan solo camisa y corbata. [5]

En verdad, con eso ya había para la foto…

[6] [7] [8] [9]