- El Tono de la Voz - https://www.eltonodelavoz.com -

Del paisaje y la naturaleza de lo robado…

Alguien me pidió hoy le explicara en más detalle qué quise decir en las dos últimas entradas escritas aquí. (Esta [1] y esta [2].) En particular en qué me baso para afirmar que las excarcelaciones de los presos de conciencia cubanos nos situarán en un nuevo paisaje en lo que a hacer política cubana se refiere.

Como soy renuente a explicar lo que escribo ―doy por hecho que o se explica por sí mismo o el lector ha de trabajar por su cuenta―, pero, aun así, paso por ser un tipo amable, le respondí contándole el delicioso chiste con que Slavoj Žižek abre Sobre la violencia. Seis reflexiones marginales [3] (Barcelona: Paidós, 2009).

Los atentos vigilantes de una fábrica sospechaban que un obrero robaba. La sospecha se basaba en la circunstancia de que cada tarde, al concluir la jornada laboral, el obrero abandonaba la fábrica empujando una carretilla. Como es natural, los vigilantes inspeccionaban cada vez la carretilla, le daban la vuelta, buscaban un doble fondo, hundían los dedos en los neumáticos… Nunca encontraban nada. Cada tarde, lo constataban, la carretilla iba absolutamente vacía. Y los vigilantes lo dejaban marchar.

Hasta que un buen día, mucho después, caen: lo que robaba el obrero eran carretillas…

Pues, nada. Eso.

(Advertencia para puristas: cito de memoria.)

[4] [5] [6] [7]