- El Tono de la Voz - https://www.eltonodelavoz.com -

(En torno a) los excarcelados cubanos en España

Al teléfono:

―…pero no me vas decir que a ti te parece bien que la condición para excarcelarlos sea venir a España.
―En este asunto, y mientras se producen las excarcelaciones, prefiero pensar no en lo que está bien o en lo que está mal, sino en lo que resulta horrible e insoportable y lo que resulta aceptable y soportable: la cárcel es horrible e insoportable; el exilio es aceptable y es soportable. Cientos de miles de cubanos vivimos en el exilio.
―¡Millones!
―Cientos de miles y fíjate que es cálculo generoso. La condición del exilio presupone algo más que mudar de geografía, saltar de Holguín a Hialeah…
―A esa gente la deberían dejar luchando en Cuba…
―Tratamos con una dictadura y la disyuntiva cárcel o exilio es propia de los tratos con las dictaduras. Los que están saliendo de allá eligen lo que les parece menos cruento. De hecho, ganar el exilio es ganar algo, así que han ganado… ¡Con lo difícil que resulta ganarle a La Habana!
―Pues, yo creo que su postura es cobarde…
―¡¡¡Cobarde??? ¡No me jodas!
―Cobarde, porque abandonan la lucha para ser humillados en España… No puedo entender que tú no veas eso, Jorge…
―Porque, tú, oye, ¿luchabas mucho en Cuba? Aparte de luchar la malanga…
―Bueno, yo… Mira, tú sabes bien que yo… Ese no es el problema… Ellos son los opositores, así que no pueden rendirse… Biscet no se va a rendir, por ejemplo.
―Mira, ni los humilla nadie en España ni se han rendido… Juegan con cartas marcadas y juegan su juego como otros muchos cubanos: libertad porque exilio.
―Pero sería mejor que se quedaran, que luchen…
―Nene, te lo pregunto otra vez: ¿tú luchaste alguna vez? ¿Conoces las cárceles de Cuba? ¿Cómo puedes querer que esa gente permanezca allá después de siete años en las cárceles cuando tú no tiraste ni un chícharo ni te interesaron los presos políticos cubanos hasta que no emigraste con permiso del Ministerio de Cultura?
―Es que si esa gente se va, allá solo quedarán cuatro gatos luchando.
―A propósito, ¿qué tal tu gata? ¿La llevaste a operar?
―¡Qué va! Me cobran 220 euros por la operación. Con lo gastada que está, creo que es mejor sacrificarla.
―Curioso que abordes de manera bastante similar el destino de la adorable Pitita y el de los presos cubanos…
―¡Eres un cabrón!
―¡¡¡Yo???

[1] [2] [3] [4]