- El Tono de la Voz - https://www.eltonodelavoz.com -

Preguntaban los catalanes de España por los negros de Cuba…

He dedicado la tarde del domingo a leer La saga de los catalanes en Cuba, de Joan M. Ferran Oliva. Lo publicó en edición bilingüe ―español y catalán― el inconstante sello editorial de la Casa Amèrica Catalunya: KM 13.774 [1]. Y es regalo que agradezco.

Continúo pensando que el mejor libro escrito sobre catalanes y cubanos es La petjada dels catalans a Cuba, de mi amigo José Joaquín Moreno Masó, aunque por desgracia se quedó en la primera mitad del s. XIX [2]. Y que el más espectacular en términos visuales es Cuba a Catalunya. El llegat del indians, de Tate Cabré. Escribí aquí sobre el último [3]. El primero, que ya cuenta dieciocho años de publicado, se me adelantó, pero va y lo alcanzo.

Pero este de Ferran Oliva resulta un compendio conciso y casi notarial del tema que lo ocupa. Y lo he leído con el gusto de quien encuentra libro al que acudir en busca de un dato preciso, porque su sino es la precisión. Las palabras, pocas y (bastante) justas. El libro está disponible en SCRIBD [4], gracias a la generosidad del autor.

Allí encontré una cancioncilla que divertía a los Voluntarios catalanes que se alistaron desde la península para luchar contra los independentistas cubanos. Que hubo catalanes que se enrolaron en el españolista Cuerpo de Voluntarios en Cuba, pero también otros que viajaron desde aquí a pelear por el dominio colonial español. Ya me he ocupado antes de aquel Manuel Bringué i Sanfeliu [5], que participó en la operación que acabó con la vida de Antonio Maceo y fue honrado a su vuelta a Cataluña.

Quede constancia ahora de los ánimos con que algunos catalanes viajaban a su adorada Cuba a luchar por España.

Ah, sí, oiga, ya sé que a algunos no les gusta recordarlo, pero los hechos son tozudos, que decía aquel.

Esto cantaban:

A l’illa de Cuba
Ja hem arribat.

A on són els negres
que no se’n veu cap?
Quan han vist que veníem
ja s’han amagat.

Diu que s’amaguen
com eriçons.
Ja los destapen
els nostres canons.

El soldat d’Espanya
mai pot recular.
Si és voluntari
n’és bon catalá.

(A la Isla de Cuba / hemos llegado ya. / ¿Dónde están los negros / que no se ven asomar? / Al vernos llegar / se han escondido. / Dicen que se esconden como erizos. / Pero los descubren nuestros cañones. / El soldado de España / nunca recula. / Si es voluntario / es buen catalán.)

La traducción es de Encarna Belmonte.

[6] [7] [8] [9]