- El Tono de la Voz - https://www.eltonodelavoz.com -

2010: annus horribilis

A partir de la encuesta sobre el «hombre del año» [1] que inserté aquí hace unos días anduve rumiando la posibilidad de hacer algunas listas de esas propias de fin de año. Noticias y fotografías relevantes, mejores libros leídos, etc.

Pero vuelta la vista desde esta cumbre de diciembre sobre la ladera que ha sido el 2010 lo que oteo es más bien despeñadero. Escasos motivos para la rememoración entusiasta y muchas buenas razones para mirar con disgusto año tan desgraciado.

En ninguno de los años que cuento recuerdo haber visto como en este a tanta gente acariciando el desamparo y la desesperanza. Amigos y conocidos que pierden el trabajo o ven recortado el sueldo, amigos y conocidos que pierden empresas o ven frustrados los proyectos de crearlas, amigos y conocidos que pierden casas que tenían en propiedad o se ven obligados a buscar otras cuya renta puedan pagar. Profesionales extremadamente capaces a los que las políticas y también los bancos han ido arrinconando en este 2010, empujándolos hacia un 2011 en el que apenas confían.

Ese es el paisaje, aunque lo pueblen también muchos otros amigos cuyos trabajos y empresas se sostienen y aun prosperan. ¡Enhorabuena a esos!

En España, donde vivo, y en el Sur de la Florida, donde pasé tres semanas recientemente, el sentimiento de rabia, desesperación y hartazgo no deja lugar a dudas de que hemos atravesado un año durísimo. Un año para olvidar, diría alguien. Creo que más bien uno que recordar.

El entusiasmo de hace una década con el siglo XXI que sumaba la historia moderna se ha transformado en panoplia de miedos, abanico de amenazas y ramillete de descréditos.

Así que la lista que me gustaría anotar aquí es la de todos los jodidos durante este 2010 que se acaba mañana. Y la de todo lo que habrá que enmendar para que el 2011 sea año venturoso.

Bah, pero si me diera por hacerlas no terminaría antes de que concluya, en unas horas, este annus horribilis.

[2] [3] [4] [5]