- El Tono de la Voz - https://www.eltonodelavoz.com -

James Carter en La Habana: el desconcierto

La reunión de mañana entre James Carter y un grupo de representantes de lo que llaman «sociedad civil» cubana [1] —atribución cuya inexactitud paso por alto ahora— ha desconcertado a unos cuantos. Su aseveración esta mañana de que no fue a Cuba a buscar a Alan Gross [2] ha hecho que otros se pregunten que si no fue a eso, ¿entonces a qué coño fue? Más desconcierto.

Ahora algunos les advierten a los convocados que puede tratarse de una celada. Carter también se reunió con disidentes en su anterior visita, recuerdan. Fue en 2002 y la Primavera Negra al año siguiente, avisan.

Otros buscan demeritar a los convocados. Si a Antúnez lo detuvieron en las horas previas a la llegada de Carter y a estos les permiten acudir a su encuentro, insinúan, entonces no son todos los que son y los que estarán son disidentes útiles al castrismo y, luego, de baja intensidad. (Parece increíble, ya sé, pero también hay cubiches que juegan a eso [3] como los hay que juegan con palito y caca.)

Por lo pronto, y tal como ofrecí aquí avance de la fotografía de la visita de James Carter a La Habana —allí lo visto y lo entrevisto [4]—, ahora les inserto imagen que bien puede servir para ilustrar el desconcierto corriente.

Fíjense bien en ella. Tiene su truco, como lo tiene cada movimiento en el que La Habana ha involucrado a los Estados Unidos a lo largo del último medio siglo. Y como para comprender aquellos, también con ella conviene apartar ligeramente la vista para intuir (la sensación de) movimiento.

Va y en un futuro más o menos cercano descubrimos de repente que todo esto no ha sido más que un largo episodio en la historia del Op-art.

[5]

Imagen: Via Dangerous Minds [6]

[7] [8] [9] [10]