- El Tono de la Voz - https://www.eltonodelavoz.com -

(VI Congreso del PCC): ¿Por qué llamarle «lineamiento» cuando debe ser «linimento»?

Las voces de esos delegados comunistas… ¡Hasta Castro I se reconoce incapaz de entenderlos cuando hablan [1]! Un Castro I a quien, por lo visto, los técnicos de la Seguridad del Estado transmiten en exclusiva las voces que allí balbucean en lo que será, cabe pensar, uno de los últimos momentos de su ubicuidad como dictador.

Mañana (hoy) martes las conclusiones y la exposición —decir «elección» sería concederles demasiado— de la nueva jerarquía, el Buró Político, que saldrá de la composición del Comité Central que fue votada esta tarde [2].

Por lo pronto, escuchando o leyendo hoy las intervenciones de los delegados he de admitir mi coincidencia con Castro I. Hay un problema de expresión que añadido al de la nula idea que tienen del funcionamiento de la política y la economía más allá de su maltrecha finca, dificulta mucho que avancen en el intercambio de ideas. ¿Cómo puede imaginar el futuro de un país Congreso que dedica horas a discutir qué hacer con los electrodomésticos rotos, por tu madre? O en el que proponen en tono engolado “diversificar las exportaciones” o “potenciar la gastronomía local”.

Se me ocurre que esos delegados, cuyas discusiones, por cierto, modificarán en nada el futuro ya trazado por la jerarquía actual, llegaron mal encaminados al Congreso. Así, repiten constantemente la voz «lineamiento», pues se les dijo que a discutir Lineamientos iban [3], cuando es evidente que que lo que les mandan a aprobar es un bien diseñado «linimento». Es decir, un ungüento ligeramente licuado para su mejor administración. Deberían aclararles ese asunto y ahí va y se hubieran ahorrado horas de penosa dicción buscándole el sexo a los ángeles.

Este viejo anuncio del más que célebre Linimento de Sloan en cada carpeta habría sido de enorme utilidad, por ejemplo.

Léaselo: un linimento necesario en cada casa para enfrentar accidentes inesperados y remedio contra (casi) todos los males. Por si eso fuera poco, evita sufrimientos y malas consecuencias.

Y, encima, como aclaran al pie: no requiere fricciones porque penetra por sí solo.

Linimento, pues, y menos alarde de «lineamientos» trazados con cartabones y compases de Congreso «comunista».

[4]

[5] [6] [7] [8]