- El Tono de la Voz - https://www.eltonodelavoz.com -

No van lejos los de alante…

[1]

Estuve bastante tentado esta mañana, cuando veía en la FOX la llegada del Atlantis [2], a dejarme llevar por la retórica de la derrota de los EE.UU. en la «carrera del espacio» que marcaría el fin de los transbordadores, etc. Es un tópico facilón al que uno puede agarrarse como a cualquier otra mala idea que suene convincente y hay mucha gente comiendo hoy de eso.

Claro que lamento, como cualquiera que mira a nuestra relación con el espacio con ojos de niño, que las siluetas elegantes y mastodónticas de los transbordadores no se vuelvan a ver más que en el museo de la NASA en Cabo Cañaveral —uno que cada año me propongo visitar y siempre acabo fallándole por culpa de mi apego a los kayaks y la lectura en Key Largo. La rotunda imagen de esos «aviones» llegando desde el espacio como si lo hicieran desde Baltimore o Frankfurt sirvió siempre de prueba de la incontestable superioridad del programa espacial norteamericano, al menos en lo que a la espectacularidad de las imágenes que produce respecta.

Con todo, y aun cuando en los próximos años parezca que es en Moscú y Kazajastán donde se corta todo el bacalao aeroespacial, me parece promisoria la apuesta de la NASA, y de Barack Obama, por recortar gastos en un proyecto ya desprovisto de gloria y apostar por la búsqueda de un más allá —orbitar alrededor de Marte; volver acaso a la Luna. Crédulo por un día, me quedo con las más recientes intervenciones de Charles F. Bolden, Jr., administrador de la NASA —aquí [3] y, sobre todo, aquí [4]—, antes que con lamento guerrafriesque.

Es de todo punto improbable que yo lo vea, pero me complace pensar que obligados por el colapso financiero se ha tomado el camino que permitirá que un día se hagan realidad las visiones que cierran Blade Runner [5] y que alguien, humano o humanoide, cuente haber visto naves ardiendo más allá de Orión; que la imaginación le ganará la guerra a la costumbre, porque, como dice el dicho, no van lejos los (rusos) de alante, si los (norteamericanos) de atrás corren bien.

La imagen es cortesía de la NASA [6].

[7] [8] [9] [10]