- El Tono de la Voz - https://www.eltonodelavoz.com -

En Corea del Norte se llora, pero también se baila

¿Se acuerdan de aquellos norcoreanos que lloraban en diciembre pasado la muerte de Kim Jong Il [1]?

Pobres criaturas, entonces sin consuelo.

Bueno, es sabido que Dios aprieta, pero no ahoga. Y el Dios de los norcoreanos otro tanto.

Medio año después salen a bailar a las plazas, porque tienen noticia que festejar: el hijo del entonces difunto, ese Kim Jong Un, ufano gordito [2] en país de famélicos [3], ha accedido al rango de Mariscal. Una tradición familiar, se diría.

Y aquí los tienen, a los llorones de antes, bailoteando por las plazas de Pyongyang para felicitarse ante tamaña sorpresa.

Y sí, ya sé que a algún malpensado se le ocurrirá que hay algo coreográfico ahí. Ná, bobos, todo eso es tan espontáneo como la pasión cubiche por la moringa oleifera [4].

 

 

[5] [6] [7] [8]