- El Tono de la Voz - https://www.eltonodelavoz.com -

Tu cárcel cubana es alegre y bonita

Con vistas a la venidera sesión de la Comisión de Derechos Humanos en Ginebra, donde el gobierno de Cuba será sometido al llamado Examen Periódico Universal, un grupo de periodistas nacionales y extranjeros fueron invitados a pasearse este martes [1] por algunos de los centros penitenciarios de la isla de los centros penitenciarios.

Una jugada inteligente, claro, porque cuando uno prepara con esmero una visita siempre acaba ganándose comentarios halagüeños. ¿Quién no ha escondido la… —bueno, no voy a dar ejemplos, pero ya saben—, cuando viene la suegra a comer o a pasar un mes en casa?

Pero tampoco hay que exagerar, digo yo. Y lo practico, cosa de no exponerme a esa extensión insufrible de la visita que en Cuba llamamos “perromuerto”.

Y ahí es donde me parece que los muñidores de esta excursión por las cárceles cubanas se han pasado de la raya. Sobre todo, cuando el cable de la castrista Prensa Latina se cuela en los periódicos que leen los cubanos. Trabajadores, por cierto, que dicho sea en un aparte, se ha convertido de un tiempo acá en el más interesante de todos los periódicos cubanos.

Léase lo que dicen los presos cubanos en la edición de hoy de ese diario [2]:

“…nos garantizan la alimentación, la atención médica y condiciones decentes de vida, más allá de algún problema”, señaló Emelina González. (…)
“Soy diabética y para tratarme tengo los medicamentos, glucómetro y una dieta de leche, además me permiten la entrada de frutas y un clínico sigue mi caso cada 15 días, por tanto me siento bien atendida”, ilustró. (…)
“Damos instrucción escolar y capacitación en oficios, con cursos de idioma, culinaria, muñequería, computación, secretaria ejecutiva, apreciación de las artes plásticas, tejido y bordado, en los que nos desarrollamos como monitoras”, precisó.
Por su parte, el habanero de 20 años Ernesto Camacho explicó (…): “Hay muchas actividades y mucho por aprender; aquí me hice soldador y ahora estoy en cursos de albañilería y cocina, además de la Facultad Obrero Campesina para alcanzar el preuniversitario” agregó. (…)
Respecto a las condiciones del centro, destacó el trato que recibe, el sistema de pases, las frecuentes visitas familiares y el apoyo de los militares a cargo de la penitenciaría.
“Los oficiales se ponen a la par de nosotros (¡¡¡sic!!!), y siempre están allí cada vez que los necesitamos; eso nos hace sentir bien, aunque nada como la casa”, dijo.
Morejón añadió que recibe un buen trato y “no hay quejas por la atención médica, el contacto con la familia y las condiciones de la instalación”, la cual no tiene rejas.

No se fijen en lo de la «muñequería», que sabe Dios a qué se refiere la reclusa. ¡Y no se me pongan tiernos ni tiernas, malpensadas y malpensados!

Más me alarma que llegadas estas animosas nuevas a los estanquillos, decenas de miles de cubanos de entre los que viven en la miseria de los barrios periféricos o los solares de La Habana se pongan a delinquir (más) para ganar ese paraíso donde el gobierno les garantiza la alimentación, los militares los miman tratándolos como a iguales, los glucómetros no les llegan de Hialeah ni Madrid y se reciben cursos de apreciación artística en los que, ¡paradoja!, serán los únicos lugares de la isla donde uno no vea rejas por todas partes.

De contra:

Leo ahora que Elizardo Sánchez viajará a Ginebra para asistir a la sesión de marras [3]. ¡Firme ahí, veterano! ¡Gánese una medalla!

[4] [5] [6] [7]