De los Yohandry y la incapacidad de algunos cubanos para ser libres…

- 15/09/10
Categoría: Freaks | Etiquetas:
Imprimir Imprimir


Hay muchas cosas que me divierten. Y hay algunas que no me divierten ni pizca. Entre las últimas, que manoseen mi nombre agentes del totalitarismo más brutos ―por brutos― y miserables ―por esconderse tras anónimo para insultar a mujeres― que la madre que los parió.

Hoy leo en el blog de «Yohandry», una burda construcción urdida en La Habana tras la que se esconde lo más retardatario que conoce el intercambio de información sobre Cuba en la red, que soy un «conocedor de los manuales secretos de los llamados “chicos creativos de la CIA”» y un «obediente mercenario cultural del siglo XXI».

También que existiría «un post de Ferrer que [llama] a la sublevación dentro de la Isla y [da] detalles del papel de Estados Unidos para la victoria final».

El Frankestein/Yohandry cita también a Eliades Acosta Matos, quien por lo visto se ocupó de mí en libro publicado hace par de años que no me molesté en comprar: Siglo XX. Intelectuales militantes. Que de lectura de panfletos castristas, las justas.

Acosta Matos, a la sazón Jefe del Departamento de Cultura del Comité Central del Partido Comunista de Cuba; a la postre, defenestrado, escribió cosas como las que siguen ―siempre según las citas de Yohandry:

«Jorge Ferrer, escritor cubano que desde Barcelona se ha jurado, gallardamente, luchar hasta el último estertor del mouse de su computadora, por el derrocamiento de la Revolución en la Isla».

También sostuvo que represento «los intereses restauradores del capitalismo en la Isla». Algo que para Acosta Matos equivale a ser un anti-cubano.

Hay cosas que no me divierten, decía.

Y tal vez la que menos sea constatar que hay tantos cubanos incapaces de pensar en libertad y concedérsela a quien no comparte sus opiniones. Así, constato que lo más despreciable de La Habana me tilda de agente de la CIA y mercenario. ¿Tengo que anotar que no me sorprende?

Con todo, lo cierto es que el presente de Cuba depende en gran medida de la capacidad de los cubanos para pensar la libertad y, sobre todo, ejercerla.

Y esa no es lidia para la que todos seamos aptos. Los mamporreros digitales del castrismo, por supuesto que no.

A mí que no me pidan la hora, que no les va a servir. Llevamos relojes muy distintos.

Foto: mi Bruno, aliado de la Cosa Nostra. Como yo agente de la CIA, vamos.

© www.eltonodelavoz.com

(Parodia sobre el tema): «El problema de Cuba…

- 21/04/10
Categoría: Excepcionalidad | Etiquetas:
Imprimir Imprimir


…lo tienen que decidir los cubanos de la Isla.»

Esa ubicua muletilla… (Por cierto, ¿las «mulas» son Isla, son Exilio o solo mulas son?)

supermarkettreew.com

Ayer en Supermarket TREEW, una empresa con base en Canadá que lleva comida a los cubanos de la Isla pagada por los cubanos del exilio, reparé en un acápite que no había visto antes: «Cenas a la carta».

Veamos.

Resulta que la asociación entre el supermercado de marras y el restaurante El Palenque, propiedad de la que se siente muy ufano el Estado cubano, permite ya no que desde el exilio enviemos muslos de pollo o «Combos de congelados» a nuestros parientes en Bauta, Placetas o Consolación del Sur.

No, ahora la sofisticación de las relaciones entre «la nación y la emigración» hasta nos permite decidir plato a plato, desde el entrante hasta los postres ―pasando por si pan con mantequilla sí o no―, qué come quien invitamos a cenar allá. Literalmente.

Llega familia cubana, se sienta a la mesa y no ve la Carta. La «carta» llegó antes por e-mail a la cocina.

«¿Qué van a tomar los señores?», preguntará el solícito camarero. «La Orden 3445 de Hialeah» o la «8971 de Madrid», responderán los comensales.

Veamos más. Atendamos a qué tal una cena para cuatro personas encargada por gusano para revolucionario completo, a medias o a regañadientes. Revolucionario bien hecho, medio hecho o poco hecho, para decirlo en jerga aplicada al caso.

nota-el-palenque-cuba-supertreew

Et voilà !

Por 107,69 euros o 144,82 dólares, Ud., estimado exiliado desprovisto de todos los derechos civiles en su país, ha decidido minuciosamente qué comerán en Cuba sus invitados, los cubanos que dizque deciden. Los únicos cubanos que decidirán y deciden, al decir de la muletilla.

¡Aplíquese, exiliado! ¡Cuando le tomen nota, no olvide decidir que les sirvan postre! Y sobre todo: ¡qué les sea dulce!

Oiga: ¡parece que Ud. sí decide!

© www.eltonodelavoz.com

Los Van Van, Key West y las palabras

- 28/01/10
Categoría: Actualidad | Etiquetas: ,
Imprimir Imprimir


Los Van Van en Key West

Los Van Van en Key West

Los Van Van, una banda cubana, darán un concierto hoy en Fort Zachary Taylor, Key West, aka Cayo Hueso. El primero de unos setenta en los EE.UU.

La casualidad ha querido que este primer concierto tenga lugar en el mismo fuerte al que llegaron muchos barcos llenos de refugiados cubanos en 1980, cuando se salía de Mariel. El mismo fuerte que jugó un papel relevante durante la guerra entre EE.UU. y España en 1898 que nos regaló una república. El mismo fuerte que atesora una de las más grandes colecciones de cañones de la Guerra civil norteamericana. Encima, por si fuera poco, hoy se celebra natalicio de José Martí, al que algunos cubanos llaman «Apóstol».

Las presentaciones de Los Van Van en EE.UU., especialmente la venidera en Miami, han provocado un duelo de vallas ―mercado vs. política―, miríficas, aunque bravuconas, llamadas a la reconciliación, airadas convocatorias a protestar contra los «esbirros». Con todo, los tickets están todos vendidos y en bolsillos de exiliados o emigrantes…

Ay, mamá, cuánto me divierte e ilumina la imaginaria nube de tags que emana de esa docena de líneas meramente descriptivas:

Banda, Cuba, EE.UU., Fuerte, Casualidad, Refugiados, Mariel, República, Cañones, Guerra civil, José Martí, Apóstol, Miami, Duelo, Mercado, Política, Reconciliación, Esbirros, Vendidos, Bolsillos, Exiliados, Emigrantes…

¿Maldición de Cuba? ¿Suerte, porque se la pueda explicar en tan pocas palabras?

¿O maldición y a la vez suerte de las palabras, esos animalitos tan indóciles?

La imagen es cortesía de Somos de Barrio

© www.eltonodelavoz.com